El cineasta estadounidense llevó a la pantalla un escenario de corte posapocalíptico en el que Las Vegas se encuentra en ruinas y aislada por grandes muros para contener una explosiva aparición de zombies.

Artículo anteriorLa CAT será reconocida por su compromiso con la igualdad de género
Artículo siguienteLa plataforma Contar estrena el documental «Piloto de caza»