La atmósfera histórica de la ciudad de Yonezawa

La escritora de viajes británica Isabella Bird (1831-1904) visitó la región de Okitama, en el sur de la prefectura de Yamagata, en 1878 y la calificó como la “Arcadia de Asia” en su libro Unbeaten Tracks in Japan (Japón inexplorado). Yonezawa, la ciudad central de la región, está situada en una cuenca en el lado norte de la cordillera de Azuma, cuyo pico principal es el monte Nishiazuma (2.035 metros). El río Mogami y sus afluentes atraviesan la zona, y es conocida por especialidades como la carne de vaca Yonezawa y las manzanas Tateyama criadas por su riqueza natural.

En la región de Okitama estaba designado un representante administrativo de la Corte desde finales del periodo Heian (794-1185), pero no fue hasta finales del periodo Muromachi (1336-1573) cuando Yonezawa comenzó a desarrollarse como ciudad castillo. En 1380, durante el periodo Nanbokuchō, el clan Date ocupó Okitama, y en 1548, Date Harumune trasladó su residencia al castillo de Yonezawa. Uno de los miembros más famosos del clan, Date Masamune, conocido por el sobrenombre de “el dragón de un solo ojo” (1567-1636), fue nieto de Harumune y nació en el castillo de Yonezawa.

Yonezawa atrae a los aficionados a la historia porque fue gobernada durante todo el periodo Edo por el clan Uesugi, cuyo fundador fue Uesugi Kenshin (1530-1578), un famoso general del periodo de los Estados en Guerra. Algunas personas suponen que el clan Uesugi es de Niigata porque Kenshin era conocido como “el tigre de Echigo”, pero el clan Uesugi gobernó el dominio de Yonezawa durante 13 generaciones, empezando por su sucesor Kagekatsu (1556-1623).

Muchos visitantes de dentro y fuera de la prefectura acuden a visitar el santuario de Uesugi. (Fotografía cortesía de la Asociación de Convenciones y Visitantes de Yonezawa)
Muchos visitantes de dentro y fuera de la prefectura acuden a visitar el santuario de Uesugi. (Fotografía cortesía de la Asociación de Convenciones y Visitantes de Yonezawa)

Estatua de Uesugi Kenshin en el recinto del santuario de Uesugi. (Fotografía cortesía de la Prefectura de Yamagata)
Estatua de Uesugi Kenshin en el recinto del santuario de Uesugi. (Fotografía cortesía de la Prefectura de Yamagata)

Santuario dedicado a Uesugi Kenshin

Kagekatsu quedó acorralado temporalmente en una lucha con el ejército de Oda, pero tras la muerte de Nobunaga en el Incidente de Honnō-ji, se puso del lado de Toyotomi Hideyoshi y se recuperó. Participó en la conquista de Odawara y en la invasión de Corea, y pasó de 910.000 koku(*1) en Echigo y Sado a 1,2 millones de koku en Aizu. En esa época, su principal vasallo Naoe Kanetsugu (1559-1620) se hizo cargo de Yonezawa y promovió el desarrollo de la ciudad castillo. Sin embargo, tras unirse al bando de los Toyotomi en la batalla de Sekigahara (1600), el clan Uesugi fue reducido a 300.000 koku en Yonezawa por el victorioso clan Tokugawa. Desde entonces y hasta la Restauración Meiji, Yonezawa se convirtió en la ciudad castillo del clan Uesugi durante unos 270 años.

El castillo de Yonezawa era conocido como “castillo de Matsugasaki”, y las ruinas del castillo se han desarrollado en consonancia como “parque de Matsugasaki”. La demolición de los edificios del castillo se completó en 1873, dos años después de la abolición del dominio feudal, y el parque se abrió al público al año siguiente. En 1876, el santuario de Uesugi, cuyas deidades son Kenshin y Yōzan, el noveno señor del dominio, se construyó en los vestigios del círculo de defensa principal del castillo. En 1902, el santuario de Uesugi fue designado por el Estado como un santuario de la categoría especial, que se consagra a las personas que han contribuido a la nación, y dedicado exclusivamente a Kenshin.

El pabellón principal del santuario de Uesugi, donde se venera a Kenshin como deidad (Fotografía: Asociación de Productos Turísticos de la Prefectura de Yamagata)
El pabellón principal del santuario de Uesugi, donde se venera a Kenshin como deidad (Fotografía: Asociación de Productos Turísticos de la Prefectura de Yamagata)

En el parque de Matsugamisaki conduce al santuario de Uesugi, que se encuentra en los vestigios del círculo de defensa principal del castillo, desde el puente sobre el foso que aún conserva un rastro del castillo de Yonezawa. Después de cruzar el puente se puede ver el monumento al lugar de nacimiento de Date Masamune junto al camino de acceso al santuario, con la estatua de Uesugi Kenshin a la derecha.

El actual pabellón principal fue reconstruido en 1923 y diseñado por Itō Chūta (1867-1954), nacido en Yonezawa. Itō fue un famoso arquitecto que dirigió la construcción del santuario sintoísta Meiji Jingū y también trabajó en el templo Tsukiji Honganji, ambos en Tokio. Junto al pabellón principal en el ala norte, encontramos el Keishōden, el pabellón del tesoro del clan Uesugi. Alberga reliquias relacionadas con la historia del clan Uesugi, entre ellos la armadura y el casco del vasallo de Kenshin, Naoe Kanetsugu (1559-1620), que es famoso por tener una pieza frontal blasonada con el ideograma ai (愛), que significa amor.

El recinto del santuario, rodeado de una rica naturaleza, es un lugar de recreo para muchos ciudadanos y acoge a un gran número de visitantes durante la primera visita de Año Nuevo, e incluso se celebran bodas en ocasiones. A lo largo de las cuatro estaciones el lugar muestra bellas estampas y en cada primavera se puede ver como florecen unos 200 cerezos.

El Keishōden, el pabellón del tesoro del santuario de Uesugi, fue inaugurado en 1923. (Fotografía cortesía Asociación de Productos Turísticos de la Prefectura de Yamagata)
El Keishōden, el pabellón del tesoro del santuario de Uesugi, fue inaugurado en 1923. (Fotografía cortesía Asociación de Productos Turísticos de la Prefectura de Yamagata)

Venerar a Yōzan, ejemplo del político, en el santuario de Matsugasaki

El santuario de Matsugasaki está dedicado a Yōzan, que fue trasladado desde el santuario de Uesugi, y se encuentra junto al este del parque de Matsugamisaki. El santuario está consagrado a tres de los vasallos de alto rango de Yōzan, así como a Kagekatsu y Kanetsugu.

En la última mitad del periodo Edo (1603-1868), cuando Yōzan se hizo cargo de la administración de Yonezawa, este era el dominio más pobre de Japón. Yōzan promulgó el decreto de restricción de gastos promocionando la frugalidad y la sobriedad. Al mismo tiempo, reconstruyó la escuela del feudo “Kōjōkan” y se centró en la educación. También fomentó la sericultura y el textil y desarrolló industrias como el tejido de Yonezawa. Como resultado, incluso durante la hambruna de la era Tenmei (1782-1787), cuando más de 900.000 personas murieron de hambre y enfermedades, el feudo de Yonezawa apenas sufrió daños.

Todos los japoneses han oído el dicho: “Donde hay voluntad, hay un camino”. Este fue el lema de Yōzan que va seguido de “Si algo no se logra, es porque no existe la resolución”. Muestra su firme determinación de reformar: “Hagas lo que hagas, si lo haces con una fuerte voluntad, seguro que lo conseguirás”.

Las habilidades políticas de Yōzan se dieron a conocer en el extranjero gracias al libro publicado en 1894, Representative Men of Japan (Hombres representativos de Japón), escrito en inglés por Uchimura Kanzō, un pensador de la era Meiji. Hay muchos entusiastas de Yōzan entre los políticos de Japón y del extranjero, y se dice que John F. Kennedy, el presidente de Estados Unidos, admiraba a Yōzan.

Uesugi Yōzan, restaurador del feudo de Yonezawa. (Fotografía cortesía Asociación de Productos Turísticos de la Prefectura de Yamagata)
Uesugi Yōzan, restaurador del feudo de Yonezawa. (Fotografía cortesía Asociación de Productos Turísticos de la Prefectura de Yamagata)

Palacete residencial del conde de Uesugi

El jardín del palacete residencial del conde de Uesugi emula el jardín del palacio Hama-rikyū de Tokio. (Fotografía cortesía de la residencia del conde de Uesugi)
El jardín del palacete residencial del conde de Uesugi emula el jardín del palacio Hama-rikyū de Tokio. (Fotografía cortesía de la residencia del conde de Uesugi)

El palacete residencial del conde de Uesugi se encuentra en los vestigios del segundo círculo de defensa del castillo de Yonezawa, al sur del parque de Matsugamisaki. Se trata de un restaurante que utiliza la antigua residencia del último y décimo tercer señor de Yonezawa, Mochinori (1844-1919), que se convirtió en conde tras la Restauración Meiji. Se construyó en 1896, pero quedó destruido posteriormente por un incendio, siendo reconstruido en 1925. Merece la pena ver su estructura majestuosa, así como el techo de tejas de cobre y la entrada hecha completamente de madera de zelkova.

En el palacete residencial Uesugi se pueden degustar magníficas especialidades locales, como la carne de vacuno de Yonezawa y su cocina local heredera del “katemono”. Katemono son alimentos sustitutivos de los principales en caso de mala cosecha. Además de almacenar arroz para la hambruna, Yōzan recopiló Katemono, una guía de alimentación, y la distribuyó en el dominio. El libro explica cómo comer, cocinar, cultivar y almacenar las plantas y árboles que crecen en las montañas y los campos, y se dice que fue muy útil durante la hambruna de la era Tenmei. La cocina local de Yonezawa está llena de la sabiduría y el ingenio transmitidos por Katemono, como las verduras, las plantas silvestres y las carpas.

Un plato que combina la lujosa carne de vaca de Yonezawa y el económico “katemono”. (Fotografía cortesía de la residencia del conde de Uesugi)
Un plato que combina la lujosa carne de vaca de Yonezawa y el económico “katemono”. (Fotografía cortesía de la residencia del conde de Uesugi)

Más información

  • Dirección: 1-3-60 Marunouchi, Yonezawa, prefectura de Yamagata
  • Acceso: 10 minutos en coche desde la estación Yonezawa de JR
  • Teléfono: 0238-21-5121
  • Horario de apertura: de 11:00 a 20:00 horas (con cita previa a partir de las 14:30 horas)
  • Cerrado: los segundo y cuartos miércoles de cada mes (de diciembre a marzo los miércoles)
  • Entrada: visita gratuita

Información sobre la zona

Mausoleo del clan Uesugi

El mausoleo del clan Uesugi se encuentra en el noroeste del parque de Matsugamisaki. Antiguamente estuvieron alineadas aquí las tumbas de los señores del feudo de Yonezawa, desde Kagekatsu hasta el undécimo señor del clan, Narisada. Los restos de Kenshin, que estaban consagrados en el círculo de defensa principal del castillo de Yonezawa, fueron trasladados a este mausoleo en 1876, cuando se abandonó el castillo. Se convirtió en el actual paisaje centrado en el cementerio de Kenshin, y fue designado como sitio histórico nacional en 1984.

Fotografía cortesía de la Asociación de Productos Turísticos de la Prefectura de Yamagata.
Fotografía cortesía de la Asociación de Productos Turísticos de la Prefectura de Yamagata.

Entrevista y texto de Shoe Press.

(Fotografía del encabezado: El puente a la entrada del parque de Matsugamisaki. Dos réplicas de los estandartes militares de las fuerzas del guerrero Uesugi Kenshin señalan la entrada al santuario de Uesugi. Fotografía cortesía de la Asociación de Productos Turísticos de la Prefectura de Yamagata.)”

(*1) ^ La riqueza de los feudos y el valor de los estipendios de los samuráis se medían en koku, no en monedas ni oro. Un koku era la cantidad de arroz necesaria para mantener a una persona durante un año, aproximadamente 150 kilos de arroz.

Artículo anteriorHoteleros afinan el relanzamiento de la Riviera Maya en mercado europeo
Artículo siguiente‘Sky Rojo’ y ‘La Templanza’, estrenos de alcance global rodados en Tenerife