Estrenado en 2019, fue el primer espectáculo porteño en ofrecer funciones con público presencial el pasado noviembre y ahora vuelve a escena en la sala Casacuberta con los protocolos sanitarios establecidos.