Virgin Galactic, la compañía aerospacial propiedad de Richard Branson, de Virgin Group, y Aabar Investments de Abu Dhabi, se colocó un poco más cerca de los vuelos turísticos al espacio al realizar el fin de semana una nueva y exitosa prueba con su nave SpaceShipTwo, que alcanzó su máxima altura hasta el momento.

La nave realizó su tercer vuelo supersónico en el desierto de Mojave, California, y alcanzó los 71 mil pies de altura, por encima de los 69 mil de la prueba más reciente.

Durante este tercer vuelo, que duró unos diez minutos, SpaceShipTwo fue tansportada en el avión portador WhiteKnightTwo hasta los 46 mil pies de altura, donde fue liberada y pasó a operar con su motor de cohete, alcanzando la máxima altitud (con una velocidad de Mach 1.4) antes de planear y hacer un aterrizaje seguro con sus dos tripulantes en el desierto.

Aunque no hay fecha definida aún para el primer vuelo, Virtuoso, la red de viajes de lujo que es distribuidor exclusivo de Virgin Galactic en las Américas, reportó que se ha llegado a 84 millones de dólares en ventas adelantadas, y que cerca de 600 personas se han apuntado para los vuelos hasta el momento.

El boleto para el novedoso vuelo de unos cien kilómetros de altura cuesta 250 mil dólares, un alza respecto a los 200 mil del inicio y generada por la creciente demanda.

Artículo anteriorSTARWOOD ABRE SUS PUERTAS EN VIRGINIA
Artículo siguienteLAS COMPAÑÍAS DE CRUCEROS PREVEN UN CRECIMIENTO