La demanda a Xavier Marabout fue realizada el 8 de marzo en un tribunal francés en Rennes por la empresa Moulinsart -que gestiona los derechos del personaje de Hergé-, por «aprovecharse de la reputación de un personaje para sumergirlo en un universo erótico, que no tiene nada que ver con el humor».

Artículo anteriorMonica Zwaig: «La justicia es una ficción con su propio idioma»
Artículo siguienteHéctor Olivera: «En Argentina el cine como actividad comercial no existe»