La obra ofrece documentación, un apéndice fotográfico con algunas fotos de época que fueron restauradas digitalmente y un apartado bibliográfico que traza una genealogía del autocastigo y en paralelo un recorrido por la literatura que distingue la autobiografía de la autoficción.

Artículo anteriorEl Bellas Artes exhibirá «Pandemia», la obra más reciente de Marta Minujín
Artículo siguientePeriodistas, cantantes y artistas cuentan historias de inequidades en un libro