Cinco paradas clave para disfrutar de Ushuaia: un circuito de barrios y edificios históricos de Tierra del Fuego, como «La Cárcel del Fin del Mundo». Dónde adquirir productos internacionales y otras opciones culturales de la ciudad.

 

Los barrios Misión Alta y Misión Baja

La primera parada de este paseo por Ushuaia son los barrios Misión Alta y Misión Baja. Se encuentran al sudeste de Bahía Encerrada, en un área que se vincula con la cultura anglicana.

 

En 1869, tras combatir a los pueblos originarios, estos pioneros lograron establecer una misión. Más tarde, en 1884, arribó al sitio la Armada Argentina. Aunque ya en 1830 el comandante Robert Fitz Roy navegaba sus costas.

 

En una de sus incursiones participó un joven Charles Darwin. El estudio que realizó sobre la naturaleza local contribuyó más adelante al desarrollo de su teoría de la evolución.

 

En la zona se observan casas bajas y fondos de montaña imponentes. A este atractivo se suma la oportunidad de visitar la reserva Bahía Encerrada, de gran valor escénico. Allí habitan más de 50 especies de aves como garzas y ostreros.

 

El paseo permite apreciar el canal Beagle y el Monte Olivia. El propio espejo de agua representa una vista única. Como dato curioso, la obra que le dio forma data de 1944. La iniciaron las personas que cumplían penas en el presidio local.

 

La Antigua Casa de Gobierno

El segundo hito de este city tour es la Antigua Casa de Gobierno. Se encuentra sobre Avenida Maipú, dos kilómetros al noreste del Barrio Misión Alta. El trayecto entre ambos es ideal para disfrutar de los paisajes costeros de la ciudad.

 

Se trata de la primera sede del gobierno del Territorio Nacional de la Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. Allí, también funcionó la legislatura territorial y provincial. Hoy en día es anexo del Museo del Fin del Mundo.

 

El predio es de interés arquitectónico. Cuenta con exposiciones sobre historia y objetos relacionados con Eva Perón. También posee un jardín donde se observan un busto de bronce y placas que homenajean a la primera dama de la Nación.

 

Además, en las habitaciones se exhiben piezas de arte, etnografía e historia natural de la provincia del «Fin del mundo». Por caso, se pueden ver ejemplares cartográficos, vestimentas del siglo XX y muebles gubernamentales de antaño.

 

El Duty Free Shop «Atlántico Sur»

A dos cuadras de la Antigua Casa de Gobierno aparece el Duty Free Shop «Atlántico Sur», el tercer punto a disfrutar dentro de esta propuesta. La tienda libre de impuestos se ubica en Av. San Martín 627, pleno centro de la ciudad.

 

El mall representa otro hito imperdible dentro del circuito urbano. Funciona a la par del paseo de compras homónimo del Aeropuerto Internacional Malvinas Argentinas. Ambos permiten acceder a productos de marcas internacionales.

 

En sus vidrieras se pueden encontrar artículos de una amplia gama de rubros entre los que destacan electrónica, perfumería y cosmética, juguetería, bebidas, delicatessen, moda, muebles y decó, entre muchos otros.

 

El free shop del casco urbano ocupa una construcción tradicional de tres plantas. En los locales, los precios se muestran en pesos argentinos. Otra ventaja es que los negocios de «Atlántico Sur» aceptan pagos a través de la tarjeta Previaje.

 

El Museo del Presidio

El Museo del Presidio se encuentra dentro del edificio original de esta construcción, que data de 1902. La zona de exposición funciona en uno de sus cinco pabellones, donde se recrean los espacios y hechos históricos del lugar.

 

En el predio se exhiben objetos como muebles fabricados a mano por las personas que cumplían sus penas, así como las pinturas que realizaban y las cartas que les escribían a sus familiares desde el establecimiento penitenciario.

 

Las celdas se reconstruyeron para imitar su ambiente original. En ellas se muestran fotos y artículos periodísticos de aquel entonces. Vale señalar que «La Cárcel del Fin del Mundo» abre sus puertas todos los días, de 10 a 20 horas.

 

Otra rareza que se expone es una locomotora original de época. La máquina encabezaba una de las formaciones que trasladaba rocas de los alrededores del pueblo y leña desde bosques alejados, entre otros elementos.

 

Desde 1913 funcionó en el área el tren más austral del mundo, que corría a la par de la actual calle Maipú. Pasaba por el campamento Monte Susana y se dividía en dos ramales hacia lo que hoy se considera Parque Nacional.

 

Otra alternativa es el Museo Marítimo, que rescata los orígenes de Tierra del Fuego a partir de las hazañas de sus navegantes. Se ubica en las proximidades y presenta maquetas de embarcaciones de diferentes períodos históricos.

 

El Paseo de Artesanos

La última parada de este tour es el Paseo de Artesanos «Enriqueta Gastelumendi». Como talladora artesanal, Enriqueta fue una de las mayores exponentes de la cultura de la región.

 

Murió en 2004, como una de las últimas descendientes directas del pueblo selknam. La feria que honra su legado se encuentra entre la Plaza 25 de Mayo y el Puerto de Ushuaia. Cuenta con una galería techada de 50 puestos.

 

Allí se producen, exponen y comercializan piezas trabajadas en madera, metales, lana, vidrio y papel, entre otros materiales. Además, en torno al espacio, diferentes artistas callejeros desarrollan sus shows.

 

Con todo, el Paseo de Artesanos representa una gran oportunidad para adquirir tejidos, cinturones, figuras talladas y otros recuerdos simbólicos de esta recorrida por el «Fin del Mundo».

Artículo anteriorUn plato que volvió al despacho y encontró el punto. Por @lachinacocina
Artículo siguienteIsrael dice lejaim para el whisky y el vino