La capital de los negocios también ofrece una gran programación cultural, para todos los gustos: museos, teatros, gastronomía y galerías de arte, ahí nomas del Tivoli Mofarrej São Paulo. Una ubicación privilegiada para una experiencia completa de la ciudad.
San Pablo no es sólo la ciudad más poblada de Brasil sino su principal centro financiero.

Pero entre tanta posibilidad de hacer negocios, también aparece una gran variedad de escenarios culturales para aprovechar el tiempo de otra manera. Cerca de los principales museos, teatros y galerías de arte, el Tivoli Mofarrej São Paulo brinda a sus huéspedes la comodidad de una experiencia completa.

Entre los atractivos del lugar, el Museo de Arte de San Pablo (MASP) se encuentra a solo 350 metros del hotel: se trata del espacio de arte más importante del hemisferio sur, con más de 10 mil piezas provenientes de todos los continentes. Inaugurado en 1947, el edificio fue diseñado por Lina Bo Bardi, quien colocó el cuerpo principal sobre cuatro pilares, elevando la primera planta a 8 metros del suelo y dejando un espacio de 74 metros entre los soportes laterales. A la vuelta, Mira, el antiguo Mirante 9 de Julho: reabierto en 2015, el mirador reúne galería de arte, cine, bar y restaurante, además de una excelente vista.

A solo una cuadra del Tivoli, la Avenida Paulista, que con sus casi 3 km de extensión conquista a los viajeros gracias a sus opciones gastronómicas y culturales. Construida a finales del siglo XIX, fue un reducto residencial de la aristocracia de la ciudad, además de un importante centro financiero durante el siglo XX. A partir de 2016, los domingos la convierten en un gran parque, con feria de antigüedades, presentaciones musicales y diversas alternativas para comer. Desde las 10 hs. hasta las 18 hs., cerrada para automóviles, mientras que peatones, skaters y ciclistas circulan libremente.

En la misma vía está la Japan House, inaugurada en 2017, un centro que conjuga tradiciones milenarias con la tecnología para dar a conocer una visión del Japón moderno en exposiciones, performances y la gastronomía de Aizomê, restaurante comandado por la chef Telma Shiraishi. En la cuadra de enfrente, por un lado, la Casa das Rosas: una mansión proyectada en 1930 que se transformó en un museo dedicado a la poesía y a la literatura. Siguiendo la senda, el Sesc, un espacio que promueve exposiciones y espectáculos, con su mirador como un punto de lo más atractivo.

Siempre en la misma avenida, aunque a unas 12 cuadras de los últimos sitios propuestos para visitar, el Centro Cultural Fiesp: espacios de exposición, librería, teatro y un jardín proyectado por el paisajista brasileño Roberto Burle Marx. Los domingos hay espectáculos y performances en la vereda que da hacia la Paulista.

El Conjunto Nacional surgió en 1950 como un centro comercial, pero actualmente se ha perfilado como galería, con exposiciones de arte, librería y cine. Declarada patrimonio arquitectónico, su cúpula geodésica de aluminio revela una vista privilegiada. Mientras que el Instituto Moreira Salles exhibe muestras de películas y eventos musicales, además de exposiciones fotográficas y obras de su colección. Allí vale la pena conocer el restaurante Balaio, comida natural y saludable con opciones vegetarianas.

¿En busca de un poco de verde para desconectar? El Parque Trianon decora la Avenida Paulista con casi 50 mil m² de vegetación tropical, remaneciente de la Mata Atlántica. A su vez, el Parque do Ibirapuera ofrece tres lagos, dos museos y otros espacios culturales: conciertos gratuitos y un espectáculo de luz y agua en diciembre, con motivo de las fiestas navideñas. Allí hay dos monumentos importantes que visitar: el Obelisco y el Monumento a las Banderas.

Para terminar la jornada, una deliciosa cena en SEEN São Paulo, con un paisaje encantador de la región gracias al restaurant ubicado en el piso 23 del hotel. Sus grandes ventanales ofrecen una vista 360º, brindando una combinación perfecta de cocina variada, coctelería artesanal y un ambiente relajado. Para quienes busquen buena música en vivo, el Must Bar -situado junto al lobby- ofrece música de jueves a sábado, con artistas de la escena del Jazz, Blues, Soul y R&B.

 

Artículo anteriorAseguratuviaje.com, el marketplace de asistencias de viajes
Artículo siguienteTucumán suma conectividad a Ezeiza