El viernes 7 de diciembre pasado en el edificio de la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Tandil, ante una nutrida concurrencia de público, la escritora de origen vasco, Rosario Mendiguren presentó el libro «Sencillamente… mujeres» (“Emakumeak… besterix gabe”, en Euskera).

Estuvieron presentes y acompañaron a la novel escritora, la profesora y ex Directora del Colegio San José, Lidia Beatriz “Betty” Christensen y la Lic. en Historia María de los Ángeles Pagola, quienes expusieron ante el público cuestiones relacionadas con el libro que se presentó, historias y anécdotas de viajes a España.

Hermosas y sentidas historias. Rosario Mendiguren tuvo la generosidad​ de invitar a sus pares de años de docencia, para que hicieran una reseña del libro y del pueblo vasco. Sus historias están enlazadas con éste pueblo. La Lic. Pagola manifestó “¡que fue un momento muy emocionante para mí, estar con dos grandes colegas!”, agradeciendo a Rosario por haber sido invitada.

El libro “narra las historias de veintiuna mujeres que tienen en común su origen étnico, son descendientes de vascos, la mayoría, hijas, nietas, o bisnietas de emigrantes de Biskaia, radicados en la Argentina a finales del siglo XIX.”

“… Cada una de ellas representa al menos una de las tantas facetas increíbles que el “ser mujer” implica, en un mundo, en una sociedad, en una época que, pese a discursos a veces sinceros, otras veces hipócritas, aun se resiste al darle el valor que, sin lugar a duda, tiene.” A estos aspectos se refirió la autora del libro haciendo hincapié que desde su pluma y con la verdad, se ha dispuesto a defender la dignidad de la mujer.

“Son mujeres que, a veces, para una sociedad, aún machista, son simplemente “esposa de”, “amante de”, “novia de”, “hija de”, “hermana de”, “amiga de”, “madre de”, “nieta de”… Sin embargo el lector sensible, ya sea mujeres que, como ellas, viven, sufren, lloran, crecen, y siguen luchando, o adolescentes que sueñan con un mundo ideal y ansían lograrlo, o bien aquellos hombres que ven, sienten, acompañan, y valoran su “andar”.-”

La Lic. Pagola, Profesora del Programa para Adultos mayores de la Universidad Nacional del Centro, dependiente del Rectorado relató en forma sintética la historia del País Vasco:

“Otro de los enlaces es que las protagonistas son vascas o descendientes de vascos; y aquí entro en escena, soy profesora de Historia y fui compañera de Rosario en varias instituciones educativas, me pide que la acompañe con la Historia de los Vascos, cruzándolo con el papel de la mujer vasca y la migración de esta comunidad fuera de Euskari. Algo que acepte con emoción y esperando estar a la altura de la situación.

Antes de hacer una “breve” historia de este pueblo tan influyente en nuestra formación cultural, es importante aclarar algunos conceptos que sirven para entender lo desarrollado posteriormente.  Ernesto Casirer, Antropólogo alemán, expresa: el ser humano como ser animal se diferencia del resto de los animales porque es hacedor de Cultura; y las primeras manifestaciones simbólicas como tal, son: el lenguaje, el arte, el mito y la religión.

Es a través del lenguaje escrito que Rosario nos acerca a “Sencillamente…mujeres”, transmitiendo pensamientos y emociones, producto del toque que cada cuento realiza en nuestros sentimientos, y aportan a nuestra construcción cultural.  Hagamos un paréntesis aquí, dejemos latente estos temas de la filosofía antropológica, ya volveremos a ellos.

Se dice que “La Historia del pueblo vasco es la Historia de su lengua”, el Euskera, que pese a otras influencias étnicas, ha sobrevivido en el tiempo. Al analizarla, observamos dos puntos a tener en cuenta: uno, las primeras manifestaciones lingüísticas, por ejemplo,  onomatopeyas corresponden a precontacto con otros pueblos. Dos, la evolución de la lengua ha ido en función del acoplamiento con otras culturas, y va de la mano con la cronología de roce.

La región Vasco-Aquitania o Franco-Cantábrica, como se la denomina vulgarmente, está ocupada por el hombre desde hace 43.000 años. De esas lejanas épocas tenemos el Arte Rupestre de las cuevas de Altamira y Lascaux. Un arte mágico-práctico con alto vuelo intelectual, en una sociedad matriarcal, donde la madre naturaleza, encarnada en la figura de la Diosa Mari, entidad máxima y sobrenatural que habitaba en lo alto de las montañas, tenía poder sobre la fertilidad y la vida de  los seres humanos. Eran las encargadas de organizar el trabajo en los caseríos y las que conservaban vivo el culto a los dioses.  Esto demuestra el papel de lo femenino en la vida del mundo Euskera.

De ser nómades, se fusionaron con pueblos sedentarios, que conocen la agricultura y la ganadería. Así que se organizan en caseríos, unos 40.000. ¿Cómo era un caserío? La casa de la familia dueña de la tierra, 8 hectáreas y otros hábitats de familiares o trabajadores; economías autosuficientes. Es en la cocina de la casa principal donde se transmite el Euskera. El matriarcado es fuerte, y los cambios culturales pasan por él.

Llegan los romanos, unas piñas como primer contacto; pero los vascos observaron el bagaje cultural de estos señores y se aprovecha de seis siglos de ocupación ¿Qué traían los romanos? Calzadas, puentes, modernización agrícola, manejo de metales, el patriarcado romano desplaza al matriarcado vasco, y tácticas militares, etc.. Se hace tan estrecha la relación que los vascos forman parte de las Legiones y se van a pelear contra Asterix y Obelix ,junto a sus invasores. Época en que los vascos van a ser bilingües: euskera y latín. Cae el Imperio y vuelven al monolingüismo, el mestizaje cultural ha sido importante.

Cae el Imperio Romano de Occidente (S. V), y los vascos se encuentran encerrados entre los Francos, por el lado Francés, y los Visigodos, por el lado peninsular. Los Godos caen con la llegada de los árabes, que en dos años ocuparon “¿toda?” la península. Toda no, los vascos los frenan.  También frenan a Carlo Magno en su intento de avanzar sobre los musulmanes, cuando lo vencen en la Batalla de Roncesvalles. Las tácticas militares enseñadas por los romanos deban sus frutos.  Rodeados por estos imperios, deciden organizar, siglo X, el Reino de Pamplona, que un siglo después se llamara Reino de Navarra, con Iñigo como su primer rey

¿Y la mujer?¿ Qué sucedió con ella a la caída del matriarcado? En términos generales, a la mujer se la casaba muy joven (12 años), tenía una media de 10 hijos, con una expectativa de vida de 30 años. En los sectores altos se arreglaban los esponsales; el resto de la población vivían una sexualidad y elección matrimonial con más libertad. En la Edad Media, las hechiceras eran las que curaban, mediante hierbas y plantas, asistían partos y seguían siendo encargadas del culto a la madre tierra, eran las “mujeres sabias”.  Y las mujeres vascas eran parte de ese colectivo de mujeres sabias.

La nave del tiempo nos lleva al siglo XV. Los Reyes Católicos expulsan al último reducto árabe de España y llegan a América (1492) y ocupan el Reino de Navarra (1512), con esto unifican España. Le permiten al Reino de Navarra y a las tres provincias vascas, Álava, Guipuskoa y Biskaia, mantener sus fueros.  Numerosos vascos viajaron a América en los  primeros viajes de exploración: los Garay, Andogoya, Lope de Aguirre, entre otros. Eran muy buenos navegantes y mercaderes. Pero, siempre hay un pero, la mujer hechicera, curandera, podían lograr abortos, y a los señores feudales y la Iglesia no les convenía, porque los dejaba sin mano de obra. Así que entró la Inquisición a perseguirlas, exterminarlas en lo posible.

El siglo XVIII no es del todo propicio para el mundo Euskadi. Ha estallado la Revolución Francesa (1789), uno de sus postulados es que todos somos iguales, pero en el sur hay una región vasca que no opina igual, así que mediante la fuerza se manda al destierro interno a los vascos (franceses), mueren miles y pierden los fueros. A hoy no es una región relevante, como la penínsular.

En la mitad del siglo XIX, estallan las Guerras Carlistas. En el marco de ellas pierden fueros las tres provincias y convierte en una más al Reino de Navarra, desaparecen las aduanas interiores, deben cumplir servicio militar en África o Cuba, etc. Esto estuvo atravesado por: El Romanticismo que construye el concepto de Estado, Nación; y la Segunda Revolución Industrial. El primero ofrecerá los argumentos para reivindicar la idea de la unificación; y la segunda, permite que la zona vasca crezca económicamente gracias a las minas de hierro. Ello implica una sociedad que crece económicamente y se diferencia del resto de España. A su vez, Francia y España, presionaban por unificar lingüísticamente sus territorios, los vascos resisten; y las ideas nacionalistas se asientan.

La primera mitad del siglo XX es la etapa de expansión de la cultura vasca: literatura, radio, cine, comics, revistas, diarios, grabaciones, etc. El mundo cultural vasco crece, se  expande y en su propia lengua. En 1914 se abre la primera ikastola (escuela) vasca en San Sebastián, pero la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930) detiene la iniciativa. Llega la República a España (1931-1936), resurgen las ikastolas, se busca un estatuto de autonomía para Euskadi (Peninsular), que se materializa justo con el estallido de la Guerra Civil Española (1936-1939)y José Antonio Aguirre es el primer Helendakari, que cumplió como tal una primer parte en su país y luego tuvo que marchar al exilio, formando gobierno afuera.

Francisco Franco gana la Guerra Civil, y la dictadura desmantela todas las instituciones creadas, todas las acciones emprendidas y todos los proyectos planeados de un Euskadi libre.  Produjo la desaparición de gente de la cultura, el exilio de muchos, y el silencio de la mayoría.Se prohíbe, bajo amenaza de tortura, el Euskera. Desde el siglo anterior,  los vascos habían elegido Argentina como uno de los sitios para huir del servicio militar, de la pobreza o de las divisiones sucesorias del caserío, entre otras.

Muera Franco, se inicia un proceso de reivindicación de la autonomía vasca, el Euskera se vuelve a convertir en símbolo de dicha autonomía.  Igualmente, han tenido que pasar por sus propias internas políticas, entre los partidos políticos no nacionalistas y el nacionalismo vasco y el desmembramiento de ETA.

El siglo XXI, 2018, encuentra  al universo vasco más tranquilo, un nivel de vida más que aceptable, con varias estrellas Michelin. A mi criterio no es un dato menor, la cocina era el reino de las mujeres, del matriarcado. Pese al patriarcado, la cocina vasca se nutrió al igual que el Euskera de las influencias de los diferentes pueblos con los que tomaron contacto, pero no perdió su carácter, su esencia, su estructura. Manteniendo viva la Historia de este pueblo.

Para cerrar y enlazando con las ideas planteadas al inicio, Rosario nos regala “Emakumeak…besterikgabe” (“Sencillamente…mujeres”), cuentos que resumen historias de mujeres, del ser humano en general. Un ser humano que vive en una cultura, que construye recetas, códigos, normas, que ayudan o perjudican, pero lo más importante es que se pueden modificar, cambiar, romper, y eso es lo que hace de Rosario y sus mujeres, una “Mujer Sabia”.

María de los Ángeles Pagola, Profesora de Historia

Bibliografía consultada:

* Cassirer, Ernst; “Antropología filosófica”, Fondo de Cultura Económica, México, 1975,

*Bazán (dirección) y otros; “De Tíbal a Aitor, Historia de Vasconia”; editorial La Esfera de los Libros; España; 2006.

*Xamar; “Vascos, su lengua a través de la historia”; Editorial Paliela; Pamplona, 2008.

Caro Baroja, Julio; “Brujería Vasca”; Txertoa; 1985

*Arrondo, Cesar; Historiador; apuntes de su conferencia sobre la Diáspora Vasca en el centro vasco de Tandil.” (sic)

De éste modo la ciudad de Tandil reafirma tanto sus bellezas naturales como sus actividades culturales, que son ricas y profundas y logran que la ciudad siga reafirmando año tras año su identidad como destino ideal de Turismo y de Cultura.-

 

Artículo anteriorSAPSA UNIRÁ SAN FERNANDO CON VILLA GESELL
Artículo siguientePREVÉN UNA «GRAN TEMPORADA TURÍSTICA 2019»