Acaso uno de los platos más buscados de la gastronomía de España, la paella tiene su día desde hace cuatro años: el 20 de septiembre,  celebración del Día Mundial de la Paella.

Emblema de Valencia, también conocida por las fallas, las playas mediterráneas y la ciudad de las artes y las ciencias, en la ciudad, los valencianos comparten el plato y la elaboración con otros países, como si fuera un mundial, para elegir al campeón paellero. Se eligió septiembre porque es el mes más importante en el cultivo del arroz, cuando se realiza la siega (la cosecha), principal ingrediente de la paella.

ORÍGENES DE LA PAELLA

Según los expertos,  surgió en las zonas rurales de Valencia, entre los siglos XV y XVI, por la necesidad de los campesinos y pastores de una comida fácil de preparar y con los ingredientes que tenían a mano en el campo. Siempre la comían por la tarde.

En sus orígenes, los ingredientes eran las aves, el conejo de campo o liebre, las verduras frescas que se tuvieran al alcance, arroz, azafrán y aceite de oliva, que se mezclaban en la paella  (paella es el recipiente donde se la prepara, o sea la sartén) con agua y ramas de naranjos. Todo se cocinaba a fuego lento. De hecho en sus comienzos llegó a estar compuesta simplemente por arroz, harina y leche de almendras. Una receta que poco a poco fue enriqueciéndose, añadiendo otro tipo de ingredientes de los que disponían los campesinos, todo por supuesto cocinado a fuego lento y con leña, concretamente con madera de naranjo.

Una teoría romántica cuenta que, un hombre preparó paella para su novia para ganar su cariño. En español, paella puede ser una derivación de la frase “por ella” o “para ella”. Aunque esto pueda ser sólo una bonita historia, hay algo de verdad, ya que en España generalmente cocinan las mujeres, sin embargo, la paella es tradicionalmente un trabajo de hombres.

Para conmemorar este día El Casal de Catalunya nos propone un menú especial PAELLA

Entrada Pan Tumaka

Plato Principal Parella

Postre

Maridaje Bodega Roshell Boher

$10.500

Templo de la gastronomía, el 12 de junio de 1886, respondiendo a la iniciativa de una parte de la colectividad catalana residente en Buenos Aires, se funda el “Centre Catalá” (“Centro Catalán), con el declarado propósito de “mantener vivo el sentimiento y el espíritu catalán en estas tierras, procurando por todos los medios engrandecer la esfera de acción de los intereses sociales y económicos de las regiones españolas de origen catalán.

@ELCASALRESTAURATE
El Casal de Catalunya Restaurante
Artículo anteriorSalinas Grandes, un espejo de estrellas para conectar con el entorno
Artículo siguiente¿Conoces Brindarte? una vinoteca diferente