San Rafael

Los feriados de Semana Santa serán una ocasión ideal para quienes quieran y puedan tomarse unos días de descanso y desconexión de la rutina. Destinos ya consolidados, como San Rafael,  atraen a visitantes de todo el país y también a extranjeros por la diversidad de actividades y paisajes que ofrece. Expectativas de lleno total y consejos para quienes quieran pasar unos días en esta verdadera joya mendocina.

Imagine un destino que albergue a algunas de las mejores bodegas del mundo, que además ofrezca una gastronomía de primer nivel, servicios para todos los bolsillos y unos paisajes que lo dejarán sin palabras. Bueno, ahora deje de imaginar y visite San Rafael, la ciudad que tiene todo esto y mucho más.

«La verdad es que estamos esperando un lleno total para Semana Santa y nos quedan muy pocas plazas disponibles”, asegura Javier Muñoz, director de Turismo de San Rafael, y agrega que “por eso aconsejamos a quienes tengan intenciones de venir en Semana Santa que llamen antes y se aseguren el alojamiento, ya que en esos días será muy complicado conseguir”.

Lo que destacan desde la ciudad es que San Rafael tiene de todo para todos: con poco o mucho presupuesto, sean personas grandes, adolescentes o pequeños, amantes de la naturaleza y de las actividades, siempre hay cosas para hacer allí. Por ejemplo, algunas ideas son éstas:

Recorrer y conocer bodegas: San Rafael es uno de los principales productores de vino del país, y algunos de los mejores exponentes nacionales nacieron en esos terruños. Bodegas grandes, medianas y pequeñas, casi todas tienen su circuito para recibir a los turistas y hacer degustaciones, mientras que en otras se pueden alojar parejas o familias con todas las comodidades.

Visita a Villa 25 de Mayo y a Los Reyunos: en este recorrido se hace un hermoso viaje al pasado, a pocos kilómetros, en la pintoresca Villa 25 de Mayo, donde se encuentra el Fuerte San Rafael del Diamante. Declarado Monumento Histórico Nacional, fue una de las últimas construcciones de la colonización española, y ha tenido un papel fundamental en la defensa del territorio con historias que vale la pena descubrir. Luego se llega a Los Reyunos, donde se encuentra la  represa que contiene al Río Diamante, gracias a la cual se ha formado un lago artificial de una belleza y colores muy llamativos. Los cerros y rocas que no llegaron a taparse por completo por el agua, emergen mostrándose con curiosas y famosas figuras, como “La Ballena” o “El Elefante”. Todo esto se puede recorrer en catamarán, que tiene salidas de manera permanente y que son algo imperdible por el verde intenso de sus aguas. Los más aventureros tendrán una posibilidad única de hacer tirobangi atravesando el lago, una emoción única para los que aman la adrenalina.

 

El Nihuil y !Cañón del Atuel!

Tal vez sean las bellezas más conocidas de San Rafael, ya que cualquiera que la haya hecho recomendará la excursión. La primera parada se hará en El Nihuil, lugar donde se disfrutar de las playas y bañarse en el agua clara y cristalina; y por supuesto, comer algo para empezar a recorrer el circuito del Cañón. Dentro del mismo se va observando todo el aprovechamiento hidroeléctrico de las aguas del Río Atuel, con sus tres  centrales y sus respectivas represas. Además, las paredes del Cañón –a veces de con más de 130 metros de alto- nos muestran diferentes geoformas para divertirse y buscarle similitudes a personajes, objetos o animales. Finalizado el circuito,  nos deslumbra desde el hermoso mirador el lago de Valle Grande, con la central hidroeléctrica nº 4 al pie del dique.

 

La Ciudad y el Parque de los Niños Si de museos se trata, en el Museo Municipal Ferroviario, ubicado en la ex estación ferroviaria, se encuentra la primera locomotora que llegó a la ciudad a principios del siglo pasado y generó un crecimiento comercial y poblacional que modelaron a la zona como la conocemos hoy.

La plaza San Martín (en pleno centro de la ciudad) y la Plaza Francia son paseos obligados de las nochecitas sanrafaelinas, donde se puede respirar la esencia de los lugareños. Pero el orgullo de la ciudad es el Parque de los Niños, un lugar increíble para que los chicos, adolescentes y grandes disfruten al aire libre de juegos, ferias locales, espectáculos gratuitos.

Ubicado sobre la Avenida Yrigoyen, a pocos metros de restaurantes, cafecitos y cervecerías, es uno de esos lugares que ya son un clásico de la ciudad y siempre alegran a los visitantes por la diversidad de propuestas que encuentran. Por último, otro lugar ineludible para los amantes de la literatura, la historia y los espacios verdesn es el Laberinto de Borges, una joya que hay que ver y en la cual vale la pena perderse y encontrarse.

 

Servicios para todos los públicos: Desde hoteles boutique hasta grandes y cómodos 4 estrellas con todos los servicios para los más exigentes, u hoteles familiares hasta más económicos de una o dos estrellas. También hay cabañas, apart hotel, hostels, campings, es decir, es variada y para todos los bolsillos la propuesta de alojamiento.

 

Por todo esto y por mucho más, en San Rafael se espera con muchas expectativas este receso, último antes de las vacaciones de invierno, cuando la ciudad otra vez verá un lleno total en todos sus hoteles. “Los esperamos a todos los que quieran visitarnos porque sabemos que no se van a decepcionar: San Rafael lo tiene todo, es una ciudad única y vale la pena visitarnos todo el año”, cierra Javier Muñoz.

 

Cómo llegar: San Rafael tiene excelentes accesos y rutas en buen estado. Además, la ciudad cuenta con un aeropuerto para vuelos de cabotaje, con vuelos regulares desde Buenos Aires. También se puede acceder por vía terrestre, utilizando las Rutas Nacionales Nº 40, 143 o 146, según el punto del país desde donde se provenga. Todos los accesos son buenos, con servicios y buen estado general de las rutas.

Artículo anteriorCivitatis crece de la mano de Vitruvian Partners
Artículo siguienteLlega Cheers a Capilla del Señor una feria de vinos especial