Ríos, lagos, montañas y bodegas son parte de la oferta de esta ciudad que promedió más del 98% de ocupación turística entre el sábado 23 y domingo 24 de enero, cuando prácticamente colmó sus 9.500 plazas disponibles.

Artículo anteriorEl Consejo Mundial de Turismo se opone a las cuarentenas para viajeros
Artículo siguienteFabián Casas: «Los amigos difíciles son los que saben que no van a habitar nuestro futuro»