Punta del Este y Piriapolis cuentan nuevamente con accesibilidad en sus playas gracias al programa que la intendencia de Maldonado volvió a implementar para que las personas en silla de ruedas, con movilidad reducida o adultos mayores disfruten de los balnearios de ambas ciudades gracias a los servicios de equipos multidisciplinarios integrados por licenciados en educación física y técnicos que brindan actividades recreativas como caminatas; zumba, yoga y tejo.

Coordinado por la dirección de políticas inclusivas de la intendencia de Maldonado, este programa ofrece condiciones de accesibilidad total durante los siete días de la semana, de 7 a 19 horas, en dos puntos tradicionales como la Parada 8 de Playa Mansa y la céntrica playa La Rinconada de Piriápolis.

La gestión del intendente Enrique Antía instrumentó estacionamientos y baños accesibles a los cuales se llega a través de un deck apto para silla de ruedas, rampas, alfombras sobre la arena, sillas anfibias y una baranda adentro del agua que permite sostenerse de forma segura e independiente.

Todos estos beneficios están pensados para adultos como niños incluyendo las jornadas de naútico-terapia y los encuentros de embarcaciones como kayaks.

Artículo anteriorRenatto, cocina italiana en Buenos Aires.
Artículo siguienteIsrael levanta de a poco las restricciones a turistas