El fin de semana largo nos permite elegir uno de los tres días que lo componen para hacer turismo de cercanías. Si vives en Buenos Aires y sus zonas de influencia, entonces Capilla del Señor es una buena opción.

La fundación del pueblo debe ser atribuida a los Casco de Mendoza antigua familia de estancieros afincados en la Cañada de la Cruz. Francisco Casco de Mendoza, primero de su familia en establecerse en el pago, hizo construir en una de sus estancias una capillita – bajo la advocación del Señor de la Exaltación.

En el año 1772 la iglesia pasó a convertirse en sede del un curato independiente, sin embargo, habrían de pasar muchos años para que el edificio fuera arreglado en forma definitiva, gracias a las tareas del padre Andrés Leonardo de los Ríos, que dio a su fachada el aspecto que hoy conocemos por una acuarela de García del Molino de 1848.

En 1792 la traza del pueblo tenia una extensión de cuatro cuadras de largo por cuatro y media de ancho, existiendo ciento cuarenta y ocho cuartos de solar enajenados y cincuenta y uno que pertenecían a la testamentaria del difunto Francisco Casco. En 1828 el agrimensor Raimundo Prat realiza una mensura de terrenos permutados e incluye en el plano la traza de Capilla del Señor convirtiéndose, en el documento catastral más antiguo.

En la actualidad, estas extensiones se encuentran comprendidas en su totalidad dentro de la traza urbana, siendo la actual calle España la divisoria que a principios del siglo XIX separaba el poblado de la población lindera. Entre 1871 y 1875 El Monitor de la Campaña, semanario capillero dirigido por Manuel Cruz, se convirtió en vocero del progreso pueblerino.

Los cinco mejores lugares que el visitante debe visitar, además de otros, son los siguientes: la tradicional Plaza San Martín, la histórica Capilla de la Exaltación de la Cruz, el Museo de del Periodismo Bonaerense, pequeño pero con interesantes salas; el Museo de arte Sacro.

El Cementerio Municipal, uno de los más antiguos de la provincia de Buenos Aires, cobija restos de grandes figuras militares, eclesiásticas, políticas y civiles, desde el Virreinato del Río de la Plata, la Colonia y hasta nuestros días, pues allí descansan los restos de unos de los más grandes historiadores de la Argentina, Don Felix Luna.

 

 

Artículo anteriorLA PROPUESTA DEL PLAN CocinAR
Artículo siguienteREFERENTES DEL TURISMO MUNDIAL EN ARGENTINA