Boom Supersonic lanzó un avión de pasajeros supersónico de vanguardia, tanto  por la sustentación de los nuevos combustibles, la rentabilidad de las rutas y el corto tiempo de vuelo.

 

Es un hecho que el sector de las Aerolíneas han sido uno de los más afectados como consecuencia inédita por la pandemia del coronavirus, quebrantando la sostenibilidad económica del sector; pero con el avance de la vacunación se puede ver una luz al final del camino.

Es así como en los últimos días hemos sido sorprendidos por la noticia del desarrollo de un nuevo avión supersónico civil desarrollado en forma independiente por la empresa Boom Supersonic con sede en Denver (Estados Unidos) líderes en la fabricación de Jets de negocios. Si bien para muchos nostálgicos esta noticia nos remite al mítico Concorde que comenzó a volar hace cinco décadas y ya ha desaparecido, la empresa sostiene que el Boom XB-1 (tal es el nombre del proyecto) llevará el nombre comercial de OVERTURE, desarrollará el doble de velocidad que los aviones comerciales actuales y siguen trabajando por lanzar cuanto antes el próximo avión.

Este será el primer avión comercial supersónico de la empresa Boom; el mismo volará a una altitud de 60.000 pies y a una velocidad de 2.2 mach (2.335km/h); transportará entre 55 y 88 pasajeros, con cuatro asistentes de vuelo y dos pilotos.

La empresa ha revelado que su plan a largo plazo es realizar vuelos rápidos a distintas partes del mundo a precios económicos situados alrededor de los 2500 dólares, mientras que se manejan franjas horarias promedio de 4 horas de vuelo.

En estos últimos datos se basó la empresa para marcar la diferencia con su antecesor de los 90 el Concorde que cobraba 12.000 dólares por un viaje de ida y vuelta.

El proyecto Overture se centrará en más de 500 rutas, principalmente transoceánicas.

Se estima que el valor de los pasajes tiene un costo aproximado o similar al de una clase business, muy utilizada por los pasajeros frecuentes o de negocios que viajan alrededor del mundo y estiman manejar un mercado de alrededor de casi 65 millones de paxs.

Y finalmente la reducción de tiempo de vuelo que tiene esto, como principal componente, mejorando y haciendo más placentera la experiencia de viaje. Claramente trae como beneficio a los pasajeros evitarles el jet lag por la notoria reducción de tiempo de vuelo. También va a ofrecer asientos y ventanillas más amplias.

El diseño del modelo está dominado por un fino fuselaje de 170 metros de longitud por 60 de envergadura y cada modelo costará 200 millones de dólares.

El ambicioso objetivo de la empresa es hacer volar el XB1 a finales de 2021, abrir una fábrica en Estados Unidos en 2022, construir su primer avión comercial, el Overture, en 2023 y tenerlo en los cielos en 2026.

Además, como para no dejar ningún detalle librado al azar, la empresa resaltó que el programa de vuelos de prueba del nuevo avión supersónico XB1 ha sido catalogado totalmente neutro en carbono mediante el uso de combustibles de aviación sostenibles.

Vuela sin dejar huella de carbón, dada la tecnología desarrollada por la Compañía Prometheus Fuels con quien se asoció para la elaboración de combustibles alternativos que hará que el carbono que emiten los motores provenga de capturar el carbono del aire y transformarlo en combustible a través de un proceso eléctrico limpio que lo convertiría en un propelente líquido. Esto logra que se disminuya en un 75 % el presupuesto del costo operativo con respecto al Concorde.

Además el Overture incorpora nuevos motores mucho menos ruidosos que los del Concorde, lo que le facilita poder aterrizar en casi cualquier aeropuerto del mundo.

Todos estos puntos que fueron anteriormente analizados son parte de la estrategia comercial de la empresa Boom Supersonic poniendo su enfoque principalmente en estos 3 pilares: la inmediatez entre punto y punto (velocidad); precio muy adecuado para el producto ofrecido con mucha proyección a la captación de un mercado más amplio; y por último la auto-sustentabilidad del producto terminado que evitará la contaminación orgánica y auditiva contribuyendo al cuidado del medio ambiente.

De esta manera y ya presentado el proyecto, ha logrado despertar el interés de algunas de las principales compañías aéreas como Virgin Atlantic Airways que ya pidió diez aviones, Japan Airlines que en principio ha invertido diez millones de dólares en Boom y han reservado 20 unidades de Overture y United Airlines que comunicó la compra de 15 aeronaves con opción a compra de 35 aviones más. Ademas tiene un acuerdo con Rolls-Royce Holdings Plc para combinar motores turbofan con Overture.

Si bien el Overture será al momento el avión comercial más rápido de la historia, no será el primero en atravesar la barrera del sonido con pasajeros a bordo (antes lo hicieron el Concorde y el Tupolev) este proyecto no deja de ser una esperanza más de acercamiento entre familia, negocios y cultura haciendo al mundo más accesible en costo-tiempo-distancia a través de los viajes supersónicos.

Desde el plano de la competencia, podemos decir que hay otro gigante de los vuelos supersónicos AERION que cuenta entre sus proyectos actuales su AS2 Aerion Mach2 y que entra en producción a fines de 2021 y algo aún más ambicioso el AS3 Aerion con una velocidad mach3, lo que lo situaría ya en la categoría de hipersónico. Pero eso es otra historia…

 

 

 

El Concorde fue eliminado del sistema, además de por su trágico accidente, por su ineficiencia económica dado que la tecnología de los años ´70 no era lo suficientemente buena para crear un modelo de negocio de masas, por eso solo se crearon 14 ejemplares ya que comercialmente no eran rentables para nadie. Eran muy pocos los aviones y con un alto costo de mantenimiento

Artículo anteriorEl histórico cine Monumental de Rosario resurge y prepara su vuelta
Artículo siguienteEstrategia de las lineas aereas que operan en el país