Porto de Galinhas
Brasil

Se calcula que dos de cada diez turistas que visitan Porto de Galinhas, están de luna de miel y es fácil saber por qué. “Las hermosas playas, donde también se puede contemplar la puesta del sol, crean un clima perfecto. La extensa red hotelera de caracter internacional es otra comodidad apreciada por las parejas, con hoteles a pasos de la playa, posadas encantadoras y hasta complejos turísticos con servicio de spa y cena a orillas del mar”, comenta Otaviano Maroja, presidente del consejo de Porto de Galinhas Convention & Visitors Bureau.

Asimismo, los atractivos escenarios se encuentran en todo el destino, comenzando por las piscinas naturales. Son algo común en todo el litoral nordestino, pero en Porto de Galinhas están más cerca de la costa, a tan solo cinco minutos de la playa yendo en balsa. La sensación es la de estar en un verdadero acuario lleno de peces coloridos. Algunas de estas piscinas están tan cerca que pueden explorarse a pie cuando la marea está baja. El paseo lo ofrece la Asociación de Balseros en la Playa de Piscinas Naturales.

Otra belleza natural imprescindible es el Pontal de Maracaípe, donde las aguas del río Maracaípe se encuentran con el mar. Si bien a primera vista parece apenas un lugar para contemplar, el Pontal ofrece muchas actividades y resulta difícil decidir por dónde comenzar. Hay clases de kitesurf, stand-up paddle y paseos en kayak y balsas por los manglares, el hábitat natural de los caballitos de mar.

Para las parejas más aventureras, los arrecifes de corales, las formaciones rocosas y los barcos hundidos pueden apreciarse en prácticas de buceo. En la región, hay opciones como buceo libre con máscara, snorkel, chaleco y patas de rana o buceo de bautismo con instructores y guías en cursos básicos, avanzados y especiales ofrecidos por varias agencias de buceo.

La gastronomía es un atractivo aparte ya que ofrece platos típicos que realzan la cocina nordestina con una amplia variedad de restaurantes para el gusto y paladar de las parejas. Los enamorados tampoco pueden dejar de visitar las tiendas de la villa de pescadores que venden suvenires en forma de gallinas con distintos colores, precios y estilos. Se puede elegir entre gallinas de cerámica, crochet, papel maché, madera, raíces, terracota, fibras y en tejidos de bolitas o pintadas a mano. Por todos estos motivos, Porto de Galinhas es uno de los destinos de Brasil más elegidos para disfrutar en pareja.

Artículo anteriorRËD RESTO PRESENTA PESCA AUTÓCTONA
Artículo siguiente5 museos fantásticos para conocer Asturias