«Un tiempo sin destino» y «Decálogo para un casamiento» proponen, con la poesía como vehículo, echar luz a las diferentes problemáticas que vulnerabilizaron las emociones de las personas durante la cuarentena. El autor y las autoras afirman que el confinamiento «alteró la sorpresa de cada día».

Artículo anteriorBob Nickas: «Un inadaptado es una forma bastante buena de definir a un artista»
Artículo siguiente«Las Sombras», de Paulo Pécora, inaugura el ciclo «Cortos al cubo»