La cancelación de vuelos provenientes de Canadá, así como las restricciones del semáforo epidemiológico naranja, han desencadenado una serie de cancelaciones a las reservaciones hechas desde meses atrás en Bacalar.

Artículo anteriorFabián Forte: «Aún hay mucho prejuicio con el cine de género, pero el nicho se está abriendo»
Artículo siguienteLa mitad de los hoteles de Cancún y la Riviera Maya cuentan con pruebas COVID-19