El grupo musical e interdisciplinar Paseo acaba de lanzar su nuevo disco titulado «El Palacio de la Burla».

El mismo será presentado oficialmente en vivo el:
SABADO 5 de NOVIEMBRE en LA QUINCE: Av Corrientes 5426 – CABA

“El Palacio de la Burla” nos invita a burlarnos de nosotros mismos, manteniendo el lema de “lo ridículo tiene que cambiar”. Toma a la risa como algo sanador y transformador. En el mismo se pueden encontrar géneros muy variados como el rap, funk, techno, candombe, folklore, reggaetón, entre otras sonoridades. Sus letras son relatos que narran historias de amor y desamor, de superación personal, de aprendizaje y sentimientos vividos.

Las 13 canciones que componen al Palacio de la Burla fueron lanzadas individualmente una por mes desde el año pasado, y completan el álbum al final de este año. Cada portada de los sencillos cuenta con un personaje de este palacio, donde vive y habita. Una criatura que se muestra absurda y ridícula. Están dibujados y animados digitalmente y cada uno de ellos simboliza algún estado anímico del alma, como ser la melancolía, la templanza, la mugre de la rabia, la magia del error, entre otras.

Este proyecto nació bajo el mismo techo. El Barrio San Telmo acunó a los fundadores y compositores, Tomás Contreras (teclado y voz), Tomás Blanda (batería) y Darío Boyryszanski (bajo, guitarra y voz). Luego de haber compuesto los 13 temas que conforman el álbum, salieron en busca de quien pudiera grabarlos, producirdlos, mezclarlos. Allí es donde aparece Nicolás Litjmaer, dueño del estudio de grabación Sonidos del Sur. Gracias a su acompañamiento y producción en colectivo, surgieron arreglos de vientos, coros, guitarras, por lo que el equipo musical fue creciendo exponencialmente. Nicolás Mazzon (saxo soprano), Rodrigo Gallo (trompeta), Juan Pablo Durán (saxo tenor), Román Galimidi (Guitarra eléctrica), Martina Cifuentes (voces).

Además de haberse expandido en integrantes musicales, también el proyecto amalgama a una red de artistes de diferentes índoles. Para la portada de los lanzamientos aparecieron Artistas Visuales (Mata Ciccolella, Mariana Perez), para los recitales y videoclips Cámaras (Camila Magalí Beccaria, Macarena Ricconi) y para el desarrollo interpretativo y conceptual del show la Dirección Escénica (Ángeles Zapata). Quienes se fueron sumando al proyecto aportan desde su disciplina, componiendo un colectivo de trabajo. Por eso, Paseo es una Productora, compuesta de amigues y artistas, y que nuclea un mensaje en común.

A cada integrante de la banda se le compuso un personaje individual, con su estética, vestuario y caracterización de su personalidad. Suelen tener atributos mágicos y diversos entre sí. Por ejemplo está el Rufian Melancolico, que puede desdoblar al tiempo y a la nostalgia a su voluntad. El Brujo que nos condena a la magia del error. El Conde Salamandra con el poder del fuego primigenio y la Cetácea que habita las profundidades marinas del Palacio de la Burla. Estos son algunos ejemplos detallados de las caracterizaciones de los personajes reales interpretados por les musiques.

Todos estos personajes viven en el Palacio de la Burla. Se llegó a la construcción de este paisaje monárquico ya que, como dice el nombre, el palacio nos muestra las distintas máscaras del espíritu y nos enseña a burlarnos de nosotres mismes. Quien se burla de uno aprende la más valiosa lección y puede superar el ridículo que le impedía expresarse. Y elegimos la arquitectura del Palacio porque es también una Burla hacia todo ese mundo consagrado y elitista. Aquí no habitan monarcas, sino criaturas absurdas y sabias en su incoherencia que deconstruyen la idea de jerarquías.

El proceso de diseño, construcción y composición escénica nace a raíz de la necesidad de unificar criterios estéticos que reflejen el corazón del proyecto. Sus presentaciones toman recursos escénicos como el circo y el teatro para potenciar la experiencia y representar al palacio. Por lo que sus shows suelen ser interdisciplinarios, al haber monólogos teatrales, performances y danza. Es en ésta línea que surge la cualidad barroca de la pueta en escena que conjuga una serie de decisiones estéticas integradas por el diseño de luces y visuales, escenografía, caracterización e interpretación de les musiques.

Creando una atmósfera y narrativa particular para cada espectáculo conformado por dos formatos distintos, conectados entre sí a través de un concepto transversal que define el tratamiento artístico de cada uno: la burla. Ella se encarga de distorsionar el cuadro y otorgarle nuevas perspectivas a la estructura convencional de un espectáculo, impactando críticamente en la mirada de les espectadores.

Artículo anteriorDonde comer las mejores pastas de Buenos Aires, en el día mundial de la pasta
Artículo siguienteIván Salo presenta Marea