El antiguo puerto de Palizada, ubicado en las orillas del río que lleva el mismo nombre, es un lugar de tradiciones, en el que aún se respira el ambiente de provincia y se disfruta de la gastronomía única en la región.