Seis estados  unieron esfuerzos para garantizar a los viajeros el disfrute de sus comidas en condiciones sanitarias estrictas.

Artículo anteriorCabrales, un queso de altura
Artículo siguienteEstados del centro promueven turismo de manera conjunta