Navidad

La Navidad se acerca y, como cada año, las ciudades de todo el mundo se preparan para recibir a estas fechas tan especiales. Algunas de ellas, en plena estación invernal, presentan interesantes propuestas para vivir una clásica experiencia navideña.

Nueva York, Estados Unidos. La omnipresente ciudad. La que nunca duerme. Cualquier época es buena para visitar Nueva York, pero la llegada de la Navidad aumenta las razones que invitan a conocerla gracias a las clásicas películas navideñas que recorren sus calles. Visitar sus famosas luces de Navidad en el icónico barrio italoamericano reconocido por la decoración navideña de sus casas enaltece la experiencia de las vistas por Manhattan hasta llegar al Rockefeller Center, con su emblemático y enorme árbol de Navidad apostado en la plaza.

Madrid, España. En esta época las calles de la capital española lucen una belleza singular con los escaparates de los mercadillos navideños de la Plaza Mayor y con su mágico espectáculo de luces y villancicos junto a la gran bola de navidad imponente en el edificio Metrópolis. En uno de estos increíbles paseos llenos de espíritu navideño, Civitatis decidió destinar la recaudación íntegra al Banco de Alimentos de Madrid, una organización sin fines de lucro fundada en el año 1994 y dedicada a ayudar a personas en situación vulnerable para ayudar a la comunidad madrileña.

Alsacia, Francia

No hay navidad sin regalos, y esta región francesa tiene una ruta ideal para conocer los mercadillos más bonitos de Europa. Desde tiendas de artesanías navideñas repletas de opciones para decorar el hogar hasta el delicioso aroma de los productos típicos como el clásico pretzel, pan de jengibre o bredalas de Noel, colman las calles junto a las hermosas casas antiguas con entramado de madera, magníficos ventanales y calles adoquinadas.

Quebec, Canadá. 

La ciudad canadiense, que en sí misma parece escenografía de un cuento de hadas, se convierte en tiempos navideños en un paraíso invernal. Luces adornan las callecitas adoquinadas y crean un ambiente mágico junto a la pintoresca arquitectura de estilo colonial. El encanto del Viejo Quebec y Petit Champlain y sus decoraciones navideñas hacen que la ciudad viva la festividad con una atmósfera bellísima y acogedora.

Edimburgo, Escocia. 

Y si de destinos de cuento hablamos no hay que dejar de lado la capital escocesa que en Navidad se vuelve un destino mágico con sus coloridas y decoradas calles y el olor a canela. Este lugar de tradiciones navideñas tiene un hermoso recorrido que tiene una estrecha relación del célebre escritor Charles Dickens con Edimburgo. El olor de comidas típicas se percibe en las calles con sus recetas tradicionales como el christmas pudding, una torta de chocolate con frutas, o el hot toddy, una mezcla de whisky caliente y especias.

Artículo anteriorCruxjets.com la nueva plataforma digital para vuelos privados
Artículo siguienteEsquel se disfruta y vive a través de senderos