El grupo de metal sinfónico neerlandés acaba de lanzar su octavo disco «ΩMEGA», marcado por la pandemia, que trae reflexiones sobre la necesidad de reconectarse con el ambiente.

Artículo anteriorNosotras movemos el mundo: más de 150 mujeres cruzan arte, libros, música, infancia y activismo
Artículo siguienteCon «Futurismos», el argentino Matías Ercole expone en Roma su «diálogo» con la luz