Por Federico Yazigi

Luego de una cordial bienvenida por parte de Luciano, uno de los dueños del lugar, me senté en una de las tantas mesas para disfrutar de una hermosa y sabrosa noche.

El primer detalle que me llamó la atención fue ver en la carta que las hamburguesas que ofrecen tienen nombres de países y se conjugan con ingredientes típicos de cada lugar. Como ser, Argentina, Italia y Canadá, entre otros.

Debo admitir que fue una decisión complicada, un momento tenso y trajinado el de decidir entre tantas opciones tentadoras. Finalmente, la elegida fue la “Americana”, una hamburguesa de ternera, condimentada con salsa barbacoa, cebolla salteada, cheddar y huevo frito, acompañada con unas crujientes y originales batatas fritas.

Una hamburguesa gourmet excelente en todo sentido. Su sabor casero, la creatividad de sus ingredientes y el toque especial del chef le dan un estilo sensacional. Un menú totalmente recomendable.

Párrafo aparte merece el pan que traen las hamburguesas. Elaborado de manera artesanal, es una pieza fundamental en el conjunto. Su suavidad y textura resaltan los sabores de los ingredientes. Para que nadie se quede afuera, ofrecen una serie de hamburguesas vegetarianas con pan de harina integral.

Con siete canillas, “Luxenburger” también se destaca por su gran variedad de cervezas artesanales rubias, rojas y negras. En mi caso, preferí la Honey, una cerveza dorada que incorpora la miel en su proceso de elaboración.

Otra grata sorpresa fue el cuidado de higiene que tiene el local, colocando alcohol en gel en varias de las mesas. Algo nada habitual. También es destacable el estado del salón y la amabilidad del personal.

Si querés comer de manera abundante, en un espacio ameno, con la mejor predisposición del personal y un menú exquisito y sin fisuras, no podes dejar de conocer “Luxenburger”. ¡No digas que no te avisé!

Artículo anteriorMendoza destino popular de Semana Santa
Artículo siguienteNo olvides darle like