La   variedad Bonarda argentina muestra con orgullo todo su potencial, con vinos que brillan en diferentes estilos.
La bonarda va encontrando su lugar en las mesas de los consumidores del mundo, es una cepa que presenta muy buen color, de taninos suaves, fácil de tomar y con de baja graduación alcohólica, característica distintiva ante las nuevas tendencias.

A continuación, Alejandra Bidaseca, directora de Winexperts de Argentina, nos recomienda algunos vinos para adentrarte en el mundo bonarda.

El enemigo bonarda – Alejandro Vigil
Criado 18 meses en barricas de roble 70% francés, 30% Americano. Potencial de guarda 12 años
Color violeta intenso con destellos azulados. Aroma a cerezas negras, chocolate y licor con notas especiadas, taninos aterciopelados y sedosos.

Colonia Las Liebres Bonarda – Bodega Altos las Hormigas

Uvas 100% Bonarda provenientes de viñedos orgánicos con conducción en parrales, ubicados en Luján de Cuyo (Mendoza) a 800 msnm.  Fue criado en cubas de cemento, sin contacto con madera para preservar la frescura del vino, presenta notas de fruta roja y regaliz

 

Emma Bonarda – Bodega Zuccardi

Uvas de las zonas de Valle de Uco, más concretamente San Pablo y Altamira en aproximadamente la misma proporción. Sin paso por madera, fermentó y maduró en concreto  para preservar la pureza varietal. De color rojo violáceo , en nariz muy fresco, aromas a frutos negros. En boca tiene una entrada sedosa,  con una acidez muy vivaz y taninos elegantes que le aportan una gran estructura.

 

Gran Dante Bonarda – Bodega Dante Robino
En nariz aparece una tipicidad marcada a flor de piel: notas de frutos rojos en abundancia, con algún toque balsámico, seguido por una vainilla bastante intensa, con presencia de madera. En boca se presenta con taninos algo dulces que le aportan estructura, con final largo y elegante, despliega una interesante carga aromática, donde se potencian la vainilla, más frutos rojos y un toque especiado.

Artículo anteriorAruba Marriott Complex anuncia a su Nuevo Chef Ejecutivo
Artículo siguienteLas últimas tendencias de los argentinos a la hora de viajar