Momentos únicos, acontecimientos importantes, aniversarios, cumpleaños, para cada una de estas celebraciones, Los Dos Chinos presenta diferentes propuestas gastronómicas que se adaptan para disfrutar en la oficina o en la casa.

La idea es presentar un menú delicioso, que llame la atención de todos los invitados, y que los anfitriones solo se encarguen de elegir la mejor propuesta y recibir a sus invitados. Rico, sano, dulce, salado, pero sobre todo de primera calidad.

Desde hace más de 150 años, la tradicional marca Los Dos Chinos forma parte de la mesa de todos los argentinos, con sabores, aromas y colores que aún hoy están en nuestro recuerdo. En esta nueva etapa y adaptándose a la actualidad, presenta distintas opciones tanto catering para eventos sociales como para corporativos, que van desde los tradicionales servicios de lunch y coffe break hasta viandas y almuerzos empresariales. El plus: todo es casero, como en aquellos tiempos.

Para hacer de un acontecimiento un recuerdo inolvidable nada mejor que contar con el catering y el servicio de un clásico de siempre: Los Dos Chinos. La historia de el buen gusto gourmet de nuestro país puede resumirse en esta empresa.

La historia de Los Dos Chinos se remonta a 1862, cuando los hermanos Carlos y Juan Gontaretti comenzaron a fabricar productos caseros, salados y dulces, que vendían por las calles empedradas de Buenos Aires. El 11 de octubre de ese mismo año, abren su primer local en la esquina de Alsina (antes Potosí) y Chacabuco. Para decorar la entrada, compran 2 estatuas de un barco chino que estaba anclado en el puerto de la Ciudad de Buenos Aires. Así surge el original nombre de la confitería que estaba “en la Esquina de Los Dos Chinos

Artículo anteriorPRIMAVERA EN EL COSTA GALANA
Artículo siguienteLA CABRERA SE PREPARA PARA LAS MAMÁS