En su primer trabajo literario la novel escritora deja marcada claramente su huella y su pluma.

Lo Inevitable cuenta en modo de thriller una realidad muy cruda y a carne viva que describe el trajín de la protagonista del mismo.

Un libro que habla de libertad y la necesidad de escapar de la soledad y relacionarse con el entorno.

 

Día 1: Una mujer cuenta su cotidianeidad dentro de su trabajo en una clínica psiquiátrica, no para de pensar, y su vida personal se mezcla con su trabajo de psicoanalista. Tiene que escuchar y escuchar historias casi tan aterradoras como su propia vida, cargada de conflictos familiares recurrentes. Hoy le toca saber sobre Alfredo, un machista empedernido que asesina una prostituta sin ningún registro de su crimen… Aparece Javi, un travesti que muere automutilándose… un alma en pena que busca libertad, “ella no quería morir, ella quería salir…”.

Día 2: la protagonista no puede olvidar a Javi y esta vez tiene que escuchar un segundo relato, el de Vanessa, una muchacha del campo que tuvo que enterrar a sus cinco primeros hijos y que pelea contra un hombre mujeriego que no se hace cargo de sus dos hijos restantes. Ahora su hija mujer, bañada en sangre, debe ser operada, y ella, transita su locura como puede. Mientras escucha relatos, debe lidiar con sus compañeros de trabajo y con una historia oscura que no puede desentrañar.

Día 3: Ya no duerme y esta vez tiene que conocer la historia de Marta, una mujer abusada por su padre que resiste como puede y solamente quiere escapar… Ella también solamente quiere escapar, a los brazos de su hija donde siente el refugio…

Día 4: La realidad entra en escena, nada es lo que parece. Su hija, sí, es su hija, el refugio, su casa, es su refugio, ¿su trabajo?, no existe tal psicóloga, no existe tal historia laboral intrincada… ¿existe Javi? O es todo parte de su imaginación sin límites…

Un chaleco de fuerza, unas ganas de dormir para siempre infinitas, lo inevitable se hace eco en su mente y su memoria, frágil, recuerda que esta vez sí podrá descansar.

Este libro habla de la libertad, de la necesidad de escapar y también de la necesidad de hablar, pero sobre todo es un grito desesperado. También cuenta sobre la necesidad de ser escuchado, de sentir que las palabras dichas pueden servir para curarse, para sanar, para empezar un camino de regreso a casa. De regreso a uno mismo…

Artículo anteriorLa ciudad de Buenos Aires espera 90.000 turistas en Semana Santa
Artículo siguienteSemana Santa en Rosario: se viene un finde largo lleno de propuestas