Elegí una imagen de una cena buffet en la que asistimos con Monica Beinstein en octubre 2020 en Montego Bay, durante el LandXchange 2020 organizado por eGroup & The X-Change® MICE Conferences

 

La única diferencia con un servicio buffet habitual es que el personal del salón utilizaba mascarilla.

Lamentablemente en muchos establecimientos en #argentina sigo comprobando cómo la combinación de protocolos arcaicos establecidos en abril 2020 han quedado petrificados y tomados al pie de la letra por numerosos establecimientos hoteleros (varios internacionales).

 

Solo voy a enumerar algunas situaciones y ejemplos para ser didáctico (prometo no dar pistas ni nombres de donde esto está sucediendo pues mi intención es ser constructivo con nuestro segmento y entiendo que en muchos casos estas decisiones no siempre están definidas por el management local…

 

-Algunas propiedades han creado un muro blindado de cristal que aisla al huésped del contacto con el personal de checkin. Es una tortura entender e interactuar con quien te da la bienvenida , donde para poder entender lo que le quieren transmitir a un cliente es indispensable certificarse en «Digalo con Mimica» o similar.

 

Servicios Buffets que mantienen esos muros blindados de piso a techo con personal asfixiado con tapabocas y donde el pasajero es incapaz de elegir lo que desea comer sin la intervención de un tercero.

 

Servicios de spa cerrados por razones «sanitarias»

Piscinas que no se pueden climatizar por razones «Sanitarias»

 

El colmo esta semana fue cerrar un evento en un hotel de cadena internacional para un cliente que quiere realizar un working lunch en un salón privado. Con un poco de vergüenza el ejecutivo hotelero nos advirtió que por «protocolo vigente» no está permitido que se trabaje y almuerce al mismo tiempo…. (textual) por lo que no pueden servir un almuerzo a un grupo que al mismo tiempo estén mirando un monitor Led provisto por el mismo hotel. O miran el monitor o comen pero las dos cosas al mismo tiempo «los Expertos» han establecido que no es posible.

 

Puedo seguir con la lista de situaciones ridículas que siguen dañando la experiencia de nuestros clientes..

 

Se hace difícil aun entender si estas situaciones son consecuencia de la demonización de la industria de los eventos y la hospitalidad que todo nuestro sector sufrió y sigue sufriendo por parte de los «expertos». O en algunos casos ciertos establecimientos siguen apostando a una sobreactuación sanitaria para intentar un posicionamiento distinto en el mercado…..

 

Mi humilde mensaje para mis colegas de la hospitalidad: Defiendan a rajatabla la capacidad de ofrecer experiencias inolvidables para los huéspedes. Alli la mayoria de estos «protocolos» no tienen lugar ni justificación. Esa es la clave para retomar el crecimiento necesario..

Artículo anteriorCon nuevas propuestas, Esquel se destaca como nuevo polo patagónico gourmet
Artículo siguienteComienza la producción de Guinness en Argentina