El mercado aeronáutico actual no está enfocado en brindar una buena atención a las personas que tienen discapacidad o movilidad reducida, por lo cual es un sector del mercado descuidado y maltratado por infinidad de aerolíneas, esto hace que sea un sector de mercado factible para desarrollar.

Además, considerando que el 10,2% de la población argentina sufre algún tipo de discapacidad según el INDEC lo cual hace que este sector del mercado desde punto de vista comercial sea no menor a los demás, ya que llega a casi 5 millones de personas en el país sufren algún tipo de discapacidad.

 

Los puntos a reforzar

 

La mejor manera de concentrar ese sector del mercado es brindando un servicio extra para ayudar y/o reducir las problemáticas que se le presentan a la hora de viajar a las personas con discapacidad o movilidad reducida.

 

Uno de los conflictos más importantes se advierte ante la diferencia de criterios en cuanto a la exigencia de “acompañante hábil” que viaje con la persona con discapacidad, y que marca la diferencia entre la denegación o aceptación a volar.

 

También existe una barrera hacia las personas con determinadas discapacidades visuales o auditivas, ya que las aerolíneas no se adaptan a su forma de comunicación, y esto genera una discriminación tanto comercial, como social.

 

Otro elemento de conflicto, es la diferencia entre un buen pronóstico del paciente para realizar el vuelo certificado por su médico de cabecera en el formulario IATA denominado INCAD/MEDIF, con el criterio del servicio médico de la compañía.

 

Según la IATA el servicio médico de la aerolínea podrá condicionar la aceptación del pasajero con discapacidad para volar a tener un acompañante hábil.

 

Estas decisiones la IATA las prevé fundadas en estricto criterio médico, y para ello requiere la opinión del tratante del pasajero que contribuirá al dictamen final y mandatorio del servicio de la aerolínea.

En cuanto el modo en que se determinan los cargos para los acompañantes de los pasajeros con discapacidad por alquiler de aparatos especiales, el caso de oxígeno, incubadoras; tarifa por exceso de equipaje médico; condiciones de aceptación de perros guías acompañantes y otros, la IATA ha dictado la práctica recomendada  indicando que se debe proporcionar a los pasajeros la información necesaria sobre estos ítems, dado que quedan bajo el dictado de las regulaciones de cada transportador la modalidad de aceptación y aplicación de cada uno de los mismos.

Otro punto a reforzar es el relacionado al traslado de equipaje para personas con discapacidad, ya que esto dificulta aún más su reducida movilidad y las pocas empresas que brindan el servicio de envío de equipaje a destino tienen precios irrisorios.

 

 

Posibles soluciones

 

La solución de todos estos conflictos podría estar enfocada a facilitar y agilizar el traslado de personas con discapacidad y movilidad reducida, asegurando la cobertura total del pasaje de un “acompañante hábil” sin discriminar el tipo de discapacidad ni el grado de la misma. A su vez, la anulación de cargos extras por cargas que tengan que ver con dicha discapacidad del pasajero.

 

En lo referido a comunicación para personas con discapacidad visual se puede implementar el uso de braille en todo el proceso de vuelo desde la entrega del pasaje, hasta los anuncios dentro de la aeronave. Y para las personas hipoacúsicas o con pérdida total de la audición se pueden implementar medidas en el personal, capacitando a los tripulantes de cabina sobre el lenguaje de señas y medidas en la aerolínea agregando señales simbólicas para la fácil detección de avisos durante el vuelo.

 

Otro servicio a brindar podría ser el traslado de equipaje vía correo desde el punto de origen hasta el punto de destino de manera gratuita y segura por parte de la aerolínea garantizando que el pasajero con problemas de movilidad no tenga que estar preocupándose por dicha carga en el aeropuerto y no le afecte en su experiencia a la hora de viajar.

El conjunto de estos servicios elevaría en gran medida la calidad de viaje del pasajero y sus acompañantes, lo que proporcionarías una ventaja importante frente a los competidores en este sector del mercado y al mismo tiempo se estarían implementando conceptos del marketing 3.0 que incluye productos y servicios basados no solo en lo económico y funcional, sino también en los valores.

Artículo anteriorEn invierno Sheraton se convierte en un resort
Artículo siguienteEl puente digital de los pasajeros con las aerolineas