El homenaje a Eduardo «Tato» Pavlovsky, de dos pacientes de sus sesiones grupales de psicodrama, Gabriela Villalonga y Rodrigo Cárdenas, se presenta todos los domingos.

Artículo anteriorLa reinvención del Valle del Lunarejo como “desenchufe” en Uruguay
Artículo siguienteSony cederá los derechos de exhibición de sus películas luego de su proyección en cine