A partir de los primeros días de abril hasta que comienza la época de las primeras nevadas,  Ushuaia tiene la peculiaridad de entrar en una de las estaciones más emblemáticas y  atractivas para la vista de la ciudad: el foliage de otoño.

En esta temporada, preferida por muchos amantes de la fotografía, el sol se pone más temprano y las excursiones por tierra, mar y aire, en horarios de la tarde, regalan crepúsculos inolvidables.

Es la estación donde cada visitante puede convertirse en su propio filmmaker, en su propio fotógrafo, creador y autor de sus propias historias: un celular, una cámara digital o un equipo de fotografía son los elementos necesarios para recorrer la ciudad y sus aledaños, y registrar todos sus encantos naturales, y compartirlos en las redes de @VisitaUshuaia.

 

Las vistas de la ciudad a bordo de alguna de las embarcaciones turísticas y la visita a  las distintas islas o islotes desde donde animales marinos comienzan a retirarse para migrar, y otros de aprestan a pasar el inverno, un clásico del turismo de avistaje de aves, un abanico de colores dominada por ardientes rojos y naranjas del bosque fueguino o una excursión para recolectar bayas y hongos por colinas y bosques son el marco perfecto que inspiran excelentes fotografías y enamora a todos los viajeros.

 

El mirador del Paso Garibaldi: es el punto donde la ruta 3 alcanza la máxima altitud al atravesar los Andes Fueguinos, desde donde se puede ver la impresionante vista panorámica hacia el norte del lago Escondido y un poco más lejos, del lago Fagnano. O la visita  al Monte Olivia y el Monte 5 hermanos  íconos visibles desde la ciudad de Ushuaia son uno de los lugares imperdibles de visita.

Para los amantes de la naturaleza en su estado más puro, las actividades de trekking en Laguna Esmeralda son una invitación a experimentar su propia aventura por los bosques y valles nevados de la Isla, donde podremos observar las famosas turberas fueguinas, castoreras, ríos y lagos.

 

Una caminata  llena de música local y encantadores lugares  se enmarca en el romántico paisaje mágica de la Cordillera de los Andes. Los paseos se complementan con la visita al Glaciar Martial  que se accede por una caminata para obtener maravillosas vistas de la montaña, punto focal para una excelente visita que se convertirá en una sesión de fotos de alto nivel.

 

Mirador del Canal Beagle, conectado de manera directa con el Glaciar Martial,  la Isla de Los Lobos con sus imperdibles paseos en catamarán y otras embarcaciones menore permiten avistar la flora y la fauna del lugar, siendo un atractivo único de navegación por el Canal de Beagle, donde la isla está habitada por cientos de lobos marinos de un pelo y variedad de aves marinas.

 

Finalmente el paseo por El Tren del Fin del Mundo además de aportar datos históricos sobre la fundación de la ciudad y sus inicios, permite acceder a un recorrido por el Parque Nacional compuesto por el río Pipo, la cascada La Macarena, el cementerio de árboles y el bosque,  permitiendo  recorrer una parte inaccesible del Parque Nacional.

 

Artículo anteriorTemporada Ski 2022: Aumentan un 50% las reservas para vacaciones de invierno
Artículo siguienteNespresso obtiene la certificación como Empresa B