La Fiesta del Alcaucil ya es un clásico de la ciudad de La Plata porque desde hace 13 años en el mes de octubre se hace esta celebración que homenajea la producción local.

Los festejos se desarrollarán este sábado y domingo en la plaza Moreno, calle 14 entre 50 y 54 de la capital provincial, donde los visitantes podrán adquirir alcachofas frescas y comidas elaboradas a partir de las mismas como escabeches, tartas y paellas. Además habrá budines para disfrutar con el mate elaborados a base de té de alcaucil y cynar.

En tanto, este año además se sumará el espacio “Buenos Aires Buenos Hábitos” para dar a conocer algunos tips de alimentación y vida saludable, informaron desde la agrupación Alcachofas Platenses.

El sábado las actividades comenzarán a las 11hs con la apertura del patio gastronómico; a las 16 se presentará “Conociendo a los productores”, en ese momento también se enseñarán  cómo pelar los alcauciles, la forma de prepararlos fritos, y cómo elaborar jugos y limonadas. A las 17 se hará “Cocinando con alcauciles: La hora Cynar”, luego se prepararán tragos y también fatay con esta verdura. A las 18, se harán tacos al pastor; a las 19 y a las 20 habrá shows musicales con Pulsar, banda tributo a Gustavo Cerati, y Confites.

Al día siguiente, la jornada también se iniciará a las 11 con el espacio de comidas; a las 16, dos chefs harán platos a base de alcachofas; a las 18 se presentará el sommelier Matías Taylor y a las 19 será el cierre con Coyotes Rockabilly.

La fiesta convoca a varios actores de la comunidad platense, entre ellos diferentes facultades de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), y en este sentido Adriana Ricceti, integrante de Alcachofas Platenses, expresó: “Nos da mucho orgullo como se compromete la comunidad universitaria: estudiantes de la facultad de agronomía, de la carrera de Turismo, y alumnos de Arquitectura que trabajan muy bien en el armado del croquis  de la fiesta”.

Alcauciles e inmigración

La llegada de los alcauciles se remonta a los años 50´ de la  mano de inmigrantes italianos que  vieron en el cinturón verde platense características similares a lugares de producción alrededor del Mediterráneo, y fue así como la alcachofa empezó a ganarse un lugar en la mesa de las familias argentinas.

De esa manera, la capital bonaerense se convirtió en el primer productor del país.

El alcaucil se caracteriza por sus propiedades depurativas, antioxidantes y hay de dos clases: violetas y blancos. Los primeros son óptimos por su sabor y se los  utiliza para distintas preparaciones mientras que los otros son ideales para el consumo fresco, tienen un excelente corazón y también son aptos para la industria.

Artículo anteriorCalendario Turístico, octubre.
Artículo siguienteLos argentinos prefieren viajar acompañados