La obra de Andrés Wertheim recupera las gestualidades surgidas en tiempos de pandemia y cuarentena, cuando el uso de barbijos se hizo obligatorio y los rostros se redujeron a la expresión de los ojos

Artículo anteriorJulieta Guerrero presenta: VUELTAS
Artículo siguienteTeatro Colón: el domingo habrá un concierto didáctico gratuito sobre el primer Piazzolla