Quienes practican el ecoturismo y el turismo de naturaleza tienen un alto poder adquisitivo y tienden a permanecer por períodos más largos en una región, lo que significa que, sin traer a tantos visitantes y sin impactar tanto al medio ambiente, es posible generar mucha más riqueza per cápita.

Artículo anteriorTurismo: el fin de semana extra largo dejó un saldo muy positivo en todo el país
Artículo siguienteCONCANACO destaca la importancia de impulsar a Pueblos Mágicos