KLM celebra. Navidad es sobre todo compartir momentos con seres queridos.

Sin embargo, a veces esto no se puede, y algunos lugares, como los aeropuertos, pueden resultar un poco solitarios. Pensando en esto, KLM creó una Cena de Navidad muy especial: una comida suspendida a 4,5 metros de altura, en el aeropuerto de Ámsterdam – Schiphol.
Para disfrutar el banquete, los viajeros se tenían que unir. Al sentarse en cualquiera de los bancos, la mesa comenzaba a descender. A medida que se ocupaban los asientos, la mesa seguía bajando, hasta alcanzar la posición exacta para que todos pudieran aprovechar la comida.
Al final, personas de más de 20 nacionalidades diferentes celebraron juntas el espíritu de Navidad en uno de los aeropuertos más concurridos de Europa.
Descubra el video de la acción, filmada con cámaras ocultas, en el canal de KLM en Youtube.

KLM celebra. Navidad es sobre todo compartir momentos con seres queridos.
Sin embargo, a veces esto no se puede, y algunos lugares, como los aeropuertos, pueden resultar un poco solitarios. Pensando en esto, KLM creó una Cena de Navidad muy especial: una comida suspendida a 4,5 metros de altura, en el aeropuerto de Ámsterdam – Schiphol.
Para disfrutar el banquete, los viajeros se tenían que unir. Al sentarse en cualquiera de los bancos, la mesa comenzaba a descender. A medida que se ocupaban los asientos, la mesa seguía bajando, hasta alcanzar la posición exacta para que todos pudieran aprovechar la comida.
Al final, personas de más de 20 nacionalidades diferentes celebraron juntas el espíritu de Navidad en uno de los aeropuertos más concurridos de Europa.
Descubra el video de la acción, filmada con cámaras ocultas, en el canal de KLM en Youtube. KLM celebra. Navidad es sobre todo compartir momentos con seres queridos.
Sin embargo, a veces esto no se puede, y algunos lugares, como los aeropuertos, pueden resultar un poco solitarios. Pensando en esto, KLM creó una Cena de Navidad muy especial: una comida suspendida a 4,5 metros de altura, en el aeropuerto de Ámsterdam – Schiphol.
Para disfrutar el banquete, los viajeros se tenían que unir. Al sentarse en cualquiera de los bancos, la mesa comenzaba a descender. A medida que se ocupaban los asientos, la mesa seguía bajando, hasta alcanzar la posición exacta para que todos pudieran aprovechar la comida.
Al final, personas de más de 20 nacionalidades diferentes celebraron juntas el espíritu de Navidad en uno de los aeropuertos más concurridos de Europa.
Descubra el video de la acción, filmada con cámaras ocultas, en el canal de KLM en Youtube.

 

Artículo anteriorEL VERANO SE VIVE EN CHAPELCO
Artículo siguienteALDEA ANDINA VIVE EL ARTE