Con la novela «Klara y el sol», el escritor británico de origen japonés indaga en lo ontológico de la humanidad, a partir de una historia de ciencia ficción no muy lejana en torno a la pérdida, el futuro y la soledad desde un punto de vista muy singular: una inteligencia artificial.

Artículo anteriorLa lucha entre la libertad y la prohibición, en la premiada «Akelarre»
Artículo siguienteValeria González: «El patrimonio histórico debe dejarse invadir por las demandas sociales»