En este documental de observación, Ruiz acompaña con la cámara el viaje que inicia Micaela junto a su madre Cornelia Yurquina, en busca de su abuela Felipa Zerpa, la última habitante coya del olvidado y hostil cerro Quemado.

Artículo anteriorEl Quinteto Revolucionario celebra los «100 años» de Piazzolla y su revolución musical
Artículo siguiente«Tenet», la trama de espías y cruces temporales de Nolan que invita a volver a las salas