Autora de «Serpientes y Escaleras» editada por Entropía, traductora al inglés de autores como Romina Paula, Federico Falco o Pedro Mairal y ganadora del Booker Internacional por su traducción de la Nobel de Literatura Olga Tokarczuk, la autora norteamericana cuenta en la entrevista cómo sus años en Buenos Aires la inspiraron a escribir una novela que le gustaría que sea considerada parte de la literatura argentina. 

Artículo anteriorEn «Ontology», Roxana Amed «visita al jazz desde raíces argentinas»
Artículo siguienteEwan Mc Gregor vuelve a ponerse en la piel del Maestro Jedi