En el marco del cierre de la quinta edición del «Festival de Cocina Israelí», organizado por la Embajada de Israel en Argentina donde más de 45 restaurantes se unieron para ofrecer sabores de la cocina fresca y joven de Israel se presentaron una serie de vinos y whiskies originarios del país hebreo en un encuentro donde estuvo presente Eyal Sela nuevo embajador de Israel en Argentina.

La 5ta edición del «Festival de la Cocina Israelí» -la celebración más importante de la gastronomía de Israel en Argentina- invitó a descubrir la variedad de sabores de la gastronomía israelí, una cocina  fresca y en constante evolución, en más de 45 restaurantes a lo largo del país, que se unieron para difundir la variedad de sabores en platos creados especialmente para esta celebración.

 

En el cierre de esta edición, el festival celebró el «Lejaim Day» junto al nuevo embajador de Israel en Argentina, Eyal Sela, quien agradeció a todos los que fueron parte y explicó: «Somos un pueblo pequeño pero tenemos ciudadanos provenientes de más de 100 países en Israel, eso nos aporta una gran diversidad a nivel gastronómico, tenemos sabores originarios de Meditarreáneo, Asia, Medio Oriente, América Latina, etc. A esta combinación le sumamos la innovación que siempre aplicamos a todo, tanto en la comida como en la producción de bebidas», dando cuenta así el auge que está experimentando en el mundo los vinos y el whisky producidos en  Israel.

 

ISRAEL INNOVA EN VINOS Y WHISKY

El vino israelí está viviendo un momento de auge a nivel mundial con un aumento importante en su producción y exportación. Lo cierto es que el país hebreo comenzó a explorar esta industria hace sólo 30 años, y en ese poco tiempo logró desarrollar vinos de calidad que hoy son consumidos en muchas ciudades del mundo. «Israel produce vinos premium que hoy están muy de moda. Nosotras comenzamos a importarlos desde hace 3 años y son muy bien recibidos. Para los amantes del vino siempre es interesante poder probar productos provenientes de diferentes latitudes como es el caso de la producción israelí que cuenta con una diversidad de suelos, climas y hasta de tecnología. Desde el sur del país que es desértico, hasta el norte que es más frío, de montaña. Además hay uvas autóctonas, que no se consiguen en Argentina como la Dabouki, de la cual resulta un vino blanco con un sabor típico israelí», explica Daniel Rodin, presidente Pura Caña S.A, quienes importan vinos israelíes de las bodegas Teperberg, Barkan, Binyamina y Golán que pueden conseguirse de manera directa a través de sus redes sociales.

A su vez, la historia de la producción de whisky en Israel es aún más nueva y surge del espíritu característico de la denominada «Start-up Nation» donde los desafíos nunca son un impedimento. En este caso, producir whisky en las condiciones climáticas israelíes parecía una tarea imposible. Sin embargo el empresario tecnológico y aficionado al whisky irlandés, Gal Kalkstein se decidió a encarar el proyecto y en 2012 armó la primera destilería de whisky israelí en Tel Aviv, un lugar impensado para cualquier amante del whisky. Pero además, su objetivo era crear un producto de alto nivel y de escala global. Así lanzó al mercado The Milk & Honey Destillery, un whisky elaborado a base de 100% malta de cebada, y que cuenta con un proceso de destilación artesanal discontinuo en alambiques de cobre. «Para la destilería, uno de los desafíos más grandes era el añejamiento porque es un proceso largo de 10 o 12 que se realiza en barricas de roble en Irlanda o Escocia, mientras que en Israel por el clima ese proceso no soportaba un estadio tan prolongado. Entonces tuvieron que estudiarlo desde la química, en el laboratorio y adaptar todo ese proceso al clima seco y caluroso. Recién en 2020 lanzaron el primer producto al mercado. La principal diferencia que un consumidor va a  encontrar en este whisky es que se trata de un producto con mucho más cuerpo y sabores más intensos. Y a diferencia del whisky escoces, al realizar el añejamiento más rápido, se obtiene un perfil muy singular. Es un desafío al paladar, es algo nuevo, distinto. Hay versiones añejadas en barricas de vino tinto, otras en barricas ahumadas, otras en barricas de jerez, es muy interesante», detalla Yoel Guldin, del equipo de Tibex, encargado de importar diferentes variedades del whisky M&H que se consiguen en el Museo del Whisky y en su shop online, entre otros stores.

LA MODERNA COCINA ISRAELÍ

A pocos meses de la celebración de los 75 años de la creación del Estado de Israel, la cocina israelí hoy se destaca en el mundo por su búsqueda de innovación constante que fusiona de manera creativa a cientos de sabores que fueron traídos por la gran diversidad de inmigrantes que poblaron el país. Este mix de culturas aportó mucha frescura, heterogeneidad y rebeldía, animando a los cocineros a mezclar sabores y reversionar platos típicos de otras latitudes. Así es como en los restaurantes de este país se pueden encontrar  ceviches provenientes de América con limón mesina -de esta región-, o postres tradicionales como un semifredo pero en versión vegana a base de semillas de sésamo. De hecho esta libertad de experimentación culinaria convirtió a Israel en el país con la mayor oferta gastronómica vegana de todo el mundo.

La 5ta edición, tuvo como objetivo amplificar y disfrutar de la gastronomía israelí y su cultura.

Artículo anteriorUn city tour para descubrir lo mejor de Ushuaia
Artículo siguienteOctubre cultural en Catamarca: la Feria del Libro y el Ponchito se realizarán en simultáneo