Marta Lubos
Marta Lubos. PH Nacho Lunadei

En Guía Viajera entrevistamos a Marta Lubos, protagonista del unipersonal «A Margarita», con dramaturgia de Carlos Be y dirección de Pablo Di Paolo. Un monólogo dramático que reflexiona con humor y ternura acerca de la enfermedad, las relaciones familiares y nuestro lugar en el mundo.
Puede verse todos los sábados a las 18:30 hs. en Ítaca Complejo Teatral (Humahuaca 4027, CABA).

¿Cuál fue tu primer viaje sola?
Mi primer viaje fue Córdoba, cuando tenía 10 años fui en el micro desde Buenos Aires, yo vivía en Saavedra. De Retiro a la ciudad de Córdoba donde me esperaban mis tíos… el hombre que conducía el micro era el hermano de una vecina amiga de mi mamá y estaba muy cuidada y me sentía muy importante e independiente. Iba a visitar a mis tíos que eran los dueños de la juguetería más grande de Córdoba Capital.

¿Cuál es tu destino favorito?
Dentro del país me gusta ir a Las Grutas, mi hijo tiene una casa junto al mar, al lado de una reserva de pájaros, es un lugar muy lindo. Desde el comedor, en la época de las ballenas, se ve la playa y las ballenas que pasan.
También me gusta mucho el paisaje de río y de montaña de Traslasierra.

¿Dónde fue tu último viaje?
A Costa del Este.

¿Qué cosa no puede faltar en tu viaje?
Cuaderno, libreta, un libro, celular, mi agenda. Más las cosas personales indispensables para un viaje.

¿Viajás mucho por trabajo? ¿A dónde?
Viajé mucho por trabajo. Viajé con el teatro independiente por lugares que jamás hubiera pensado. Viajé con las obras de Veronesse (Alemania, Francia, España, Italia, Tokio, el sur de Corea, Moscú, San Petersburgo, Nueva York, México, Perú, Brasil, Uruguay) y con las obras de Claudio Tolcachir viajamos mucho también. Conocí muchísimo gracias al teatro.

¿Tenés alguna anécdota divertida de tus viajes?
Con Osmar Nuñez y Silvina Sabater formábamos un trío de viaje cuando nos íbamos de gira con las obras. Ni bien llegábamos a los lugares, en los tiempos libres tratábamos de recorrer lo máximo posible.
Una vez estábamos en Normandía y decidimos recorrer una isla que había que tomar un barquito para llegar, fuimos y recorrimos la isla que era muy solitaria, había muy pocas viviendas que parecían para enanitos, las casas tenían los techos muy bajos. Comimos en un lugar que nos hicieron un guiso del lugar, no muy apetitoso. El tiempo se nos pasó y teníamos que volver corriendo a tomar la lancha porque no llegábamos a la función. Por suerte pasó un hombre con una camioneta que sólo tenía espacio en el asiento de adelante, así que nos llevó apretados a los tres hasta la costa y llegamos directamente para ir al teatro.

¿Qué extrañás de tu país cuando viajás?
A mi familia, mis amigos, a mi casa.

¿Qué destino te encantaría conocer?
El sur de Italia, Sicilia y Calabria. Aparte del norte de nuestro país.

Marta Lubos