Luego de la pandemia provocada por el coronavirus (covid-19), muchos han sido los cambios que han sucedido en nuestra vida cotidiana, asi como en las industrias, alrededor del mundo.

La industria aerocomercial no ha sido la excepción. Ya que muchos debieron parar obligadamente. Y para peor, muchas personas en especial los viajeros frecuentes, mayormente los que viajan por asuntos laborales,  gracias a zoom y sus rivales, ahora se han dado cuenta, que ya no es tan necesario viajar a reuniones y demás obligaciones. A su vez muchas personas deciden tomar sus vacaciones en sus países de residencia, y/o  viajar en sus propios vehiculos

Para poder revertir esta situación, las aeolineas se vieron obligadas a tomar medidas, innovar, ser creativos  adaptarse a este nuevo desafio, a la vez de fomentar el turismo interno.

Algunas aerolineas prometen eliminar el tan odiado recargo por modificación de los vuelos”, esto es, el importe que se cobra a los clientes que reservan vuelos y luego necesitan cambiarlos. Otras  prometieron que no restablecerían el recargo una vez que el virus haya sido controlado.

Otra medida que se ha estado fortaleciendo es la fusión con el turismo, que combina técnicas tradicionales, con redes sociales, ingeniería y espacio web, para ganar exposición y vender sus productos.

Es fundamental mantener la comunicación y el contacto con el cliente, mostrando experiencias de viajes y destinos soñados, para cuando la situación lo amerite.

Esto requiere especial atención y personal especializado y capacitado, ya que es el medio donde se enfatiza mayor proyección.  Es necesario atender a las redes sociales y a las tendencias, ya que la competencia es muy demandante.

Algunos también aprovechan este tiempo para probar nuevas soluciones tecnológicas, en cuanto a reclamos y atención al cliente.

También aprovechando la oportunidad se lanzan en búsqueda de nuevas rutas, a pesar de que en algunos casos no cubren los costos de las operaciones, son experimentos y oportunidades de cara a la nueva normalidad.

Una estrategia ejemplar que ha tomado la delantera y es  reconocida a nivel mundial, es llevada a cabo por republica dominicana. Consiste en promover la recuperación responsable en cuanto al turismo y el transporte. La idea es mantener los destinos seguros para los visitantes.

Entre estas medidas están, la vacunación al 100 por ciento del personal de turismo, el cumplimiento de los protocolos sanitarios, la eliminación del requisito de presentación de pruebas PCR para el ingreso al país, la aplicación de pruebas aleatorias y la implementación del Plan de Asistencia de Salud que cubre COVID para todos los turistas que van a hoteles, así como la implementación de protocolos certificados en todas las cadenas.

El sector representa uno de los principales motores de la economía dominicana. Debido a esto ha sido necesario adecuarse. Lo que deja en evidencia que es posible sobreponerse a la situación.

Artículo anteriorLa aerofobia y el roll de las Aerolíneas frente a esta problemática.
Artículo siguienteVuelos privados: un negocio en crecimiento