De cara a Semana Santa los viajeros tendrán la oportunidad de disfrutar lo mejor que Esquel tiene para ofrecer, con una serie de actividades propuestas al aire libre, deportivas, culturales y gastronómicas; disfrutando en armonía con el ambiente. Una receta basada en el equilibrio de los cuatro elementos fundamentales de la naturaleza y un ambiente reconocido internacionalmente por su  cordialidad y amabilidad, que llevaron a Esquel a ser elegida como el destino más hospitalario del país en el marco de los premios Traveller Review Awards 2022 de Booking.com

 

Una opción ineludible para disfrutar del aire puro patagónico es realizar Canopy en Pueblo Alto. Allí, desde plataformas aéreas situadas en los árboles, nos llevarán por un recorrido total de 2 kilómetros, cuyo tramo principal es de 500 metros. Además de volar sobre el tupido bosque de coihues y cipreses, en uno de los tramos se cruza por el aire un cañadón sobre el río Fontana, para terminar con un té de campo que se presta en un marco escénico incomparable.

 

El vuelo de Montaña, es la oportunidad de elevarse sobre la Cordillera de los Andes, disfrutando durante el paseo de los picos nevados, altos valles y bosques. Estos vuelos turísticos escénicos, son pensados para todo el público.

Por otra parte, a quince minutos del centro de Esquel, un paraíso de abundante diversidad, la reserva Natural Urbana Laguna La Zeta emerge clara y apacible para el disfrute de la prosperidad de la madre tierra. Unas 1.100 hectáreas,  para conocer en detalle por medio de una red de senderos  y sorprenderse con el sonido de las aves, el silencio del bosque o las panorámicas de la Plaza de los Cerros. Además, el Parque Nacional Los Alerces, declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO en año 2017, resguarda en sus 259.822  hectáreas una de las especies endémicas más longevas del mundo y una importante porción del bosque Andino patagónico.

 

Por otra parte, portador de 24 mil años de majestuosa existencia, el Glaciar Torrecillas, de imponente blanco, se sostiene como una carpa de circo, colgando de las montañas.

 

Las cabalgatas, parten desde una chacra ubicada en la entrada de la Ciudad. Los Coloridos cerros que estriban en la cordillera, conforman el marco escenográfico perfecto, en las que el contacto natural se impone sobre el frenético ritmo de la rutina.

 

Para los más aventureros, el Kayak de travesía, con salidas de hasta cuatro horas, permite una conexión directa con la naturaleza y brinda la oportunidad de detener el tiempo para expandir los sentidos. Navegar el pequeño lago Verde o las turquesas aguas del Río Arrayanes son parte de la experiencia que se vive con total serenidad.

 

Y si hablamos de imperdibles, el fuego en la caldera, el sonido del silbato, un temblor de avance dimensiona en andar de La Trochita, con su traqueteo icónico, con el que parece iniciarse la magia de un viaje sin tiempo.

 

Después de un día a pura naturaleza, las chocolaterías artesanales de Esquel ya tienen listas las vitrinas con las mejores combinaciones de sabores patagónicos, creados a partir de recetas familiares que forman parte de la historia de la ciudad. Las pascuas son la excusa perfecta para degustar cada uno de los productos  y variedades de gustos con almendras, nueces, maní, avellanas, castañas, pasas, ciruelas, higos, caramelo, menta, entre otros gustos con  productos de primera calidad, que hacen las delicias de grandes y chicos.

 

Rodeado de formaciones montañosas, lagunas y puntos panorámicos infinitos, Esquel ofrece diferentes actividades y excursiones de cara a Semana Santa, que permiten introducirse en este marco natural único, conjugando el deporte con la travesía y la contemplación desde el corazón mismo de la Patagonia. Respirando naturaleza.

Artículo anteriorAviación Civil china anuncia perdidas de unos USD 35.000 millones desde inicio de 2020
Artículo siguienteBooking.com comparte 5 destinos económicos para visitar en 2022