En su octavo álbum, la cantante y compositora radicada hace ocho años en Miami logra conciliar el mundo del jazz con los orígenes de su tierra argentina. «Es el más profundo, el que tiene mucho de mí, fue construido lentamente con mucho pensar y sentir», admite Amed.

Artículo anteriorVanina Colagiovanni: «Dejé de creer en la rigidez de un ‘yo’, en especial en situaciones de crisis»
Artículo siguienteJennifer Croft: «La traducción transforma un monólogo en una conversación»