«Las obras quedaron supeditadas a quien tenía el dinero para hacerlas y quienes no. Se violenta así una misión histórica del festival: la promoción nacional y el acceso a las artes escénicas desde la ciudad de Buenos Aires hacia el mundo», dijeron los artistas.