La pieza protagonizada por Romina Pinto e Iván Steinhardt se sitúa en la luna de miel de una pareja a la que la sorprende la cuarentena debido a la pandemia de coronavirus y en el contexto de aislamiento va in crescendo el maltrato.

Artículo anteriorElencos del FIBA reclaman que los artistas «financian el festival de su propio bolsillo»
Artículo siguienteChamamecera Müller y mexicana Robles presentan «Mujer latinoamericana de punta a punta»