El cubano afirmó que ese género le resulta decadente, sostuvo que carece de ritmo y criticó la calidad de sus textos. También cuestionó a Bob Dylan, Neil Young y Shakira, quienes en los últimos días fueron noticia por vender sus obras.

Artículo anteriorLos primeros 800 años de una torre construida “deprisa, pero bien”
Artículo siguienteEl Quinteto Sónico toca por streaming desde Polonia su tributo a Piazzolla y Rovira