El autor recorre la infancia del creador de «libertango» en una turbulenta ciudad de Nueva York, su debut cinematográfico y musical  junto a Carlos Gardel y su regreso a Buenos Aires hasta su consagración con un concierto acompañado por 50 músicos en el Teatro Colón.

Artículo anteriorTras el boom de «Roma», Yalitza Aparicio vuelve con una película de terror
Artículo siguienteTres propuestas culturales para disfrutar y aprender en verano