Aunque significativa, la historia de Busqued en la narrativa local es corta, pero disruptiva. Solía tener una mirada de enajenación con el mundo que lo rodeaba. Habitaba Twitter como otro espacio de escritura con ironía, sarcasmo y elocuencia.

Artículo anteriorLa primera edición del ciclo «Cartas de amor» desde este lunes online
Artículo siguienteNecochea respira Semana Santa