Tras un año, el máximo coliseo argentino volvió a la actividad presencial con un programa que apenas superó los 90 minutos y sirvió para apreciar algunas de las dimensiones sonoras del artista nacido el 11 de marzo de 1921.

Artículo anteriorLa producción editorial atravesada por los movimientos feministas
Artículo siguiente«Gran Hermano» argentino: «La génesis del fenómeno que consolidaron las redes sociales»