El castillo de Bicchū Matsuyama, en la prefectura de Okayama, tiene un precioso torreón que conserva su estética original de antes del período Edo. Durante un tiempo el castillo fue una ruina olvidada incluso entre los propios lugareños.

Artículo anteriorHacer que el turista se sienta seguro, el reto en Cancún
Artículo siguienteAeroméxico suspenderá vuelos a Canadá la segunda semana de febrero